Abril concluye con una subida de la luz del 4,5%

Abril concluye con una subida de la luz del 4,5%

La asociación de consumidores FACUA reclama al PSOE medidas «contundentes» contra los abusos tarifarios

CECILIA CUERDOSevilla

El mes de abril llega a su fin con una subida interanual del 4,5% en el recibo de la luz, según el análisis de la asociación FACUA-Consumidores en Acción. Sus estimaciones traducen este incremento en 3,15 euros, por lo que una factura media pasaría de 69,94 euros que costaba el pasado año a 73,09 euros.

La asociación señala que el precio medio del kilovatio hora (kWh) de electricidad también se ha encarecido, en este caso un 6,2% con respecto al mes de abril del año pasado. Así, se pasa de 13,86 a 14,76 céntimos con impuestos indirectos incluidos. El análisis está realizado tomando como referencia las tarifas semirreguladas (denominadas PVPC) para un usuario medio, que según un estudio de la asociación sobre decenas de miles de facturas de viviendas ocupadas consume 366 kWh mensuales y tiene una potencia contratada de 4,4 kW.

En este sentido, FACUA ha reclamado al PSOE que, tras la victoria en las elecciones generales del pasado domingo, lidere un Gobierno de progreso que priorice la defensa de los consumidores e impulse los cambios normativos necesarios para aumentar y fortalecer sus derechos, «enfrentándose a los abusos de las grandes empresas, entre las que destacan especialmente las energéticas». La asociación de consumidores no se muestra sin embargo muy optimista dadas las «ambigüedades» del programa electoral socialista en materia de política energética. Pese a ello, reclama «medidas claras y contundentes para acabar con los abusos tarifarios de las grandes compañías energéticas», de manera que se emprenda «una intervención del sector mediante el establecimiento de tarifas reguladas por el Gobierno para la gran mayoría de consumidores domésticos».

Entre sus propuestas, FACUA destaca la creación de una tarifa totalmente regulada para todas las familias que no superen los 10 kW de potencia contratada y determinados límites de consumo. Esta medida no contravendría la normativa comunitaria y se justificaría, según la asociación, en los desproporcionados precios de la luz, la ausencia de competencia en el sector y la situación económica de las familias españolas tras la crisis.

Asimismo, la organización reclama la bajada del IVA de la electricidad al 4%, al considerar «injusto y desproporcionado» que se repercuta a la factura de la luz de las familias el impuesto sobre el valor añadido más alto, del 21%. Tomando como referencia las tarifas de 2018, esta bajada supondría al usuario medio un ahorro de 130 euros al año. Así, una factura anual antes de impuestos de 728,15 euros se situaría en los 926,16 euros al aplicarle el IVA del 21% y el impuesto sobre la electricidad, que lo gravaría hasta un 27,19%. Con la reducción del IVA al 4%, la suma de los impuestos indirectos representaría el 9,32%, con lo que la cuantía habría bajado a 796,01 euros.