Hacienda descubre irregularidades en uno de cada diez inmuebles revisados por el Catastro

Imagen de una de las actuaciones llevadas a cabo por el Catastro. :: r. c./
Imagen de una de las actuaciones llevadas a cabo por el Catastro. :: r. c.

Casi 1,7 millones de propiedades han realizado ampliaciones, piscinas u obras sin declarar con las que se han obtenido 1.254 millones más en el IBI

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

El Ministerio de Hacienda ha encontrado un filón presupuestario en la revisión de los inmuebles, chalets, terrenos y solares distribuidos por toda la geografía, al hallar millones de irregularidades en propiedades que no habían sido puestas al día. Después de dos años y medio de trabajo sobre el terreno -y en buena medida desde el aire a través de sistemas geolocalización-, el Catastro ha destapado incorrecciones en 1.691.000 de esos inmuebles. Esta falta de actualización corresponde al 8,6% de los 18,7 millones de propiedades revisadas desde el año 2014 a través del plan de regularización, según las estadísticas actualizadas hasta el 20 de julio.

PLAN DE REGULARIZACIÓN

es el número de municipios que aún queda por analizar dentro del programa del Catastro.

de las piscinas irregulares se encontraban en provincias como Granada o Barcelona.

Esta labor de inspección aún no ha concluido porque los datos facilitados por Hacienda corresponden a 4.154 municipios, en los que se ha finalizado el análisis de las propiedades. Pero en otras 456 localidades estos trabajos aún se encuentran en curso; y en más de 1.721 pueblos y ciudades apenas se ha iniciado este procedimiento de vigilancia.

De todas las infracciones que la Dirección General del Catastro ha hallado en las comunidades -exceptuando País Vasco y Navarra, donde tienen las competencias cedidas-, el 70% se debe a omisiones que se corresponden con nuevas construcciones, ampliaciones de viviendas y piscinas sin declarar. Se trata de elementos que, una vez incorporados a la base imponible del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), incrementan su valor y, por tanto, su capacidad recaudatoria. Las nuevas construcciones sin declarar ante el Catastro continúan siendo el principal foco de preocupación para las arcas municipales. Porque en este caso se han registrado un tercio de todas las irregularidades descubiertas en el análisis de los municipios españoles. En Almería, Granada, Huesca, Albacete y Orense, más de la mitad de las ilegalidades tributarias correspondían a estas situaciones.

Otro 31% de los hallazgos encontrados sin declarar correspondía a ampliaciones y rehabilitaciones de inmuebles cuya zona principal se encontraba registrada en el Catastro. En Badajoz, Las Palmas, Sevilla o Córdoba, más de la mitad de sus viviendas irregulares pasaban por esta situación.

En el 29% de los casos se debía a reformas y cambio de uso de las propiedades, en especial en las provincias de La Rioja y Soria. Y un 5% de las irregularidades eran piscinas sin declarar, sobre todo en Granada (un 20% de los casos registrados se debía a estas actuaciones en los patios, jardines), Barcelona (21%), Madrid (15%), Murcia (15%), Valencia (11%), Islas Baleares (11%), Toledo (10%) y Alicante (10%).

Una vez formalizadas todas estas actuaciones e incorporadas a los registros de Hacienda, los ayuntamientos donde se encuentran ubicadas esas propiedades sin declarar han conseguido recaudar 1.254 millones de euros a través del IBI. Implica un aumento medio de recaudación del IBI urbano por cada inmueble de 178 euros, a los que habría que añadir otros 474 euros en concepto de incremento en la liquidación por atrasos. Fuentes del ministerio reconocen que se trata de unos ingresos extraordinarios que superan las previsiones en un 24% frente a los resultados inicialmente estimados por la Administración.

Contribución urbana

La actualización de los bienes catastrales incluidos en el IBI supone una de las principales fuentes de ingreso que tienen los ayuntamientos. De hecho, tras esta actualización, el padrón urbano de cada municipio se ha incrementado, de media, en un 3%. La conocida popularmente como contribución urbana es una figura impositiva que más dinero ayuda a recaudar, al tratarse de un registro de inmuebles perfectamente cuantificado a través de los datos del Registro de la Propiedad, licencias de nueva construcción, o de ampliaciones y reformas, que permiten calcular su capacidad de ingresos.

La visualización de casas, edificios o chalets, entre otro tipo de propiedades, se vale de técnicas como el análisis vía satélite, que permite comparar los estados de los terrenos actuales, donde ya se han ubicado nuevas inmuebles, con respecto a los que había hace varios años.

Aragón frente a Madrid

Con esta actualización de los datos catastrales, Hacienda también ha constatado importantes diferencias en los terrenos irregulares, dependiendo de la comunidad autónoma de que se trate. Por ejemplo, la región donde se han hallado más inmuebles sin declarar ha sido en Aragón, donde se han contabilizado un 16,8% de propiedades irregulares con respecto al total de inmuebles analizados. Por detrás se sitúa Galicia (15,37%), Castilla-La Mancha (14,29%) o Extremadura (13,05%).

Por el contrario, los territorios donde el Catastro ha cuantificado menos ilegalidades sobre la declaración ha sido en Madrid (un 3,9% de los inmuebles revisados presentaba irregularidades), Murcia (4,7%), Cataluña (5,9%), Comunidad Valenciana (6,09%) y Andalucía (7,9%).

Por encima de la media española del 8,6% se encuentran las Islas Canarias (8,6%), La Rioja (9,15%), Asturias (9,67%), Castilla y León (10,04%), Islas Baleares (11%) y Cantabria (11,37%).

En cualquier caso, aún queda labor por delante. Porque el objetivo pasa por regularizar 6.331 municipios. De los casi 2.200 localidades que restan, una buena parte se encuentran en Aragón, donde faltan por comprobar casi el 70% de los municipios, Asturias (el 75%), La Rioja (el 69%) o Baleares (el 68%). Por el contrario, el análisis se encuentra mucho más avanzado -por encima del 70% sobre la totalidad de municipios- en Andalucía, Extremadura, Islas Canarias o Murcia.

 

Fotos

Vídeos