La parte regulada de la luz bajará un 0,7% en enero y la del gas un 3%

El ministro Soria. :: efe/
El ministro Soria. :: efe

El Gobierno anuncia la medida que llevará al Consejo de Ministros, aunque el descenso en el recibo será absorbido por el coste en los mercados

D. VALERA MADRID.

El Gobierno tomó a última hora de la tarde de ayer la esperada decisión de bajar de precio del recibo de la luz para el próximo año. En concreto, en enero la parte regulada de la factura eléctrica descenderá un 0,7% y la del gas natural caerá un 3% con respecto a la anterior revisión trimestral correspondiente al mes de octubre, según informó el Gobierno en un comunicado. Es decir, estas disminuciones son el resultado de la rebaja en la parte del recibo que depende del Gobierno y que fueron aprobadas en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos. Ahora, la decisión será ratificada en el Consejo de Ministros de mañana, el último antes de las elecciones generales del domingo.

En el caso del recibo de la luz, el descenso es algo inferior al anunciado por el ministro de Industria, José Manuel Soria, que había sugerido una rebaja próxima del 1%. En cualquier caso, la disminución anunciada se produce tras ajustar un 21% los precios unitarios de los pagos por capacidad, una vez equilibrados los ingresos y los costes del sistema eléctrico. Esta partida recoge los costes regulados del carbón y del gas. La reducción acumulada para esta partida es de un 53% desde el pasado julio, según explica el Ejecutivo. En cualquier caso, en la primera quincena de diciembre, el coste de la electricidad en el mercado mayorista -el que determina un 35% del total de la factura, según los últimos datos de la CNMC- ha repuntado un 5,5%. Es decir, que el importe mensual de la electricidad subirá en torno a un 4,5% después de las campanadas de fin de año, y eso una vez descontada ya la rebaja del Ejecutivo, que quedará absorbida.

Como novedad, el Gobierno ha previsto un fondo para eventuales contingencias que puedan impactar negativamente en los costes del sistema eléctrico, como la posible subida del precio del petróleo, que de momento se mantiene en niveles de hace siete años con un coste del barril alrededor de los 40 dólares. En cualquier caso, la previsión del Ministerio de Industria es que este año habrá superávit del sistema. Algo que también se espera en años sucesivos tras el superávit de 550 millones de euros confirmado por la CNMC para 2014 que el Gobierno achaca a la reforma del sistema eléctrico.

Por otra parte, el recibo del gas se reducirá en un 3% a partir de enero debido principalmente a la bajada del precio de dicha materia en los mercados internacionales de referencia en los últimos meses. En este sentido, el Gobierno indicó que desde diciembre de 2014 se ha producido un descenso del 11,7% en la factura del gas de los consumidores domésticos. «Se congela la parte regulada de la factura, los peajes de acceso, por segundo año consecutivo, al tiempo que se garantiza la sostenibilidad financiera del sistema gasista», señaló el Ejecutivo. De acuerdo con su previsión, el sistema gasista cerrará 2015 con un equilibrio entre ingresos y costes, «tras casi una década de desajustes», e, igualmente, se producirá un superávit para 2016 y los años sucesivos.

El Ejecutivo consideró que la rebaja en la parte regulada de la factura eléctrica permitirá «mejorar la competitividad de las empresas y los consumidores y la creación de empleo».