Un grupo británico quiere comprar el aeropuerto de Ciudad Real

Instalaciones del aeropuerto de Ciudad Real, con escasa presencia de viajeros./
Instalaciones del aeropuerto de Ciudad Real, con escasa presencia de viajeros.

Su oferta evita que los chinos lo adquieran por sólo 10.000 euros

J. V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

Un grupo inversor británico, cuyo nombre no ha trascendido por expreso deseo de sus miembros, ha presentado un oferta de 28 millones de euros para hacerse con el aeropuerto de Ciudad Real, una infraestructura construida en pleno boom económico pero que lleva cerrada desde el año 2012. Su oferta, que representa el 70% del valor de tasación del aeropuerto fijado en 40 millones de euros, se presentó antes de las tres de la tarde de este lunes, plazo fijado para su adjudicación definitiva.

De esta forma, se evita que el grupo chino 'Tzaneen International' se haga con sus instalaciones abonando tan sólo 10.000 euros. Por esta cantidad pujó en la última subasta realizada el pasado mes de julio, un montante irrisorio, según los administradores concursales del aeropuerto -está en concurso de acreedores- ya que en esta infraestructura se invirtieron más de 500 millones de euros.

El grupo británico interesado en comprar el aeropuerto está representado en España por un despacho de abogados de prestigio, cuya identidad tampoco ha trascendido, por lo que habrá que esperar a que los administradores concursales den más detalles a mediados de esta semana.

La utilidad de un despilfarro

"Tzaneen International", conglomerado de inversores internacionales industriales y financieros, tiene intención de crear un gran grupo logístico especializado en el transporte de mercancías, con especial atención al mercado chino. Su oferta fue de sólo 10.000 euros porque, según sus responsables, las condiciones actuales del aeropuerto de Ciudad Real arrojan un valor negativo al tener las licencias de vuelo suspendidas, no contar con ingresos y soportar una importante cantidad de gastos. Su intención de hacerse con esta infraestructura a precio de saldo se ve ahora frustrada por la aparición de este grupo inversor británico.

A la espera de que se resuelva el futuro de este ejemplo de despilfarro económico que supuso este aeropuerto, la sociedad ciudadrealeña exige una solución definitiva. En este sentido, el presidente de la patronal de Ciudad Real, Carlos Marín, indicó este lunes que hay que defender la infraestructura porque cuando esté operativa supondrá una importante inyección económica de la que se beneficiarán también empresas de esta provincia. Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha y desde el Ayuntamiento de Ciudad Real, sus responsables políticos coincidieron este lunes en su deseo de que prospere la mejor oferta económica de las presentadas para que este aeropuerto vuelva a funcionar.

La instalación cuenta con una sola pista de cuatro kilómetros de longitud y 60 metros de anchura y, en su día, llegó a acoger vuelos internacionales. Construido en las inmediaciones de la estación del AVE de Ciudad Real, en sus últimos años, antes de su cierre a mediados de 2012, sólo acogió vuelos deportivos y privados. Los planes de sus inversores iniciales calculaban que cerca de dos millones de pasajeros pasarían por él cada año, una cifra que el paso del tiempo y la llegada de la crisis económica han convertido en un simple sueño irrealizable.