Las interconexiones con Europa no garantizan la bajada de la luz, según REE

El presidente de Red Eléctrica anticipa que las renovables serán más rentables cuando vendan su excedente a través de la nueva línea con Francia

J. M. CAMARERO MADRID.

Habrá que seguir pendientes del viento y de las lluvias para conocer el importe de la factura eléctrica. Porque las infraestructuras que permiten la conexión energética con Francia no tienen por qué ayudar a reducir esos precios. Es la idea que trasladó ayer el presidente de Red Eléctrica (REE), José Folgado, en el encuentro previo a la junta de accionistas de la compañía, que tendrá lugar este miércoles.

La ampliación de la interconexión a través de los Pirineos aportará 2.800 megavatios al consumo de energía en la Península, el doble que hasta ahora. Pero ni siquiera se puede decir que esa conexión «vaya a garantizar que los precios de la luz bajen», explicó José Folgado. «Lo que sí va a provocar es que los costes no se diferencien tanto de cómo evolucionen los del resto de Europa», admitió. Y esta circunstancia beneficia sobre todos a la industria.

Folgado también avanzó que, con las interconexiones, a las fuentes de energía renovables se les abrirá una puerta para poder exportar todo el excedente de producción que acumulan por la caída del consumo en España. El presidente de REE defendió que este sector «tiene ventajas relativas por encontrarse ya plenamente implantado en España» y que podrá beneficiarse de «la presencia creciente de estas energías que determina la Unión Europea» hasta 2020 para conseguir sus objetivos medioambientales.

Desde REE prevén que el consumo de luz cambie con la facturación horaria. Folgado avanzó que «muchos usuarios usarán la luz en horas que hasta ahora no lo hacían, tras comprobar cómo varían los precios» dependiendo del tramo horario.