Empresarios catalanes avisan de la caída del 11% del PIB si Cataluña se separa

La entidad Empresaris de Catalunya lamenta la presión soberanista y pide a Mas que piense en los daños colaterales, "los trabajadores"

EFEmadrid

El vicepresidente de Empresaris de Catalunya, Josep Bou, ha alertado de que si Cataluña se independiza algún día de España, como mínimo verá reducido su PIB en un 11%, habrá muchas deslocalizaciones y el paro superará el 30%. "Es lo que muchos empresarios catalanes no se atreven a decir", ha asegurado.

Bou, que se declara "catalán y español por los cuatro costados", ha destacado la preocupación con la que vive buena parte del empresariado catalán la apuesta secesionista del presidente de la Generalitat, Artur Mas. "Ya somos casi 500 afiliados entre pequeños, medianos y grandes empresarios. Y nos proponemos ser su voz, esa voz silente que existe en Cataluña de la gran mayoría de empresarios que no se atreven a decir según qué cosas. Porque tenemos unos mandatarios que han dicho 'sí' a la independencia, pero los empresarios decimos que 'no', que de ninguna de las maneras", ha explicado.

Según este empresario del sector de la alimentación, la entidad que representa calcula que "el gran mercado que Cataluña tiene con el resto de España, de 45.000 millones de euros, se perdería en una gran porción por un asunto emotivo y los inversores extranjeros, entre invertir en Europa o fuera de Europa, lo tienen muy claro".

«Supondrá un 30% de paro»

Así, señala que esta situación "acarrearía una caída del PIB enorme". "Tenemos un estudio elaborado por tres economistas independentistas, tres no independentistas y uno neutral. Nos da una caída del PIB de entre el 10,7% hasta del 20%. Pero es igual, España desde 2008 hasta ahora ha perdido 7 puntos de PIB y casi ha triplicado el paro. Imaginemos la parte baja, la parte que admiten ellos, un 11%. Esto supondría más del 30% de paro", ha agregado.

Con los datos en la mano, Bou no entiende la apuesta secesionista del Govern de la Generalitat y ha apuntado que "si quieren un poco a Cataluña, no irán más lejos, porque el señor Mas tendría que explicar a Cataluña y a sus trabajadores los daños colaterales, que serían nuestros trabajadores". Empresaris de Catalunya, que ya ha mantenido contactos con el PP, PSC y Ciudadanos, esperan ser recibido algún día por el presidente catalán, Artur Mas, al que expresa su "respeto" por su elección democrática.

En todo caso, Bou ha recordado que el problema en Cataluña viene de lejos, de "35 años de gobierno nacionalistas", pues no sólo responsabiliza de la actual situación a CiU, sino también a los socialistas. Natural de Vic (Barcelona) de toda la vida -"tengo 15 apellidos catalanes"- lamenta haber sido objeto de una multa lingüística por haber rotulado en castellano una de sus panificadoras: "Y la Generalitat me tuvo que sancionar con un presidente nacido en Iznájar (Córdoba)", en alusión al socialista José Montilla, que accedió a la Presidencia de la Generalitat gracias al apoyo de ERC.

Además, Bou cree que con la presión soberanista de los últimos años en Cataluña se va a crear una gran frustración y se perderán al menos "a una generación y media" de catalanes que seguirán convencidos de las bondades de la independencia y, "aunque sean una minoría", tendrán que aprender a "convivir con ello".