TENIS

Serena Williams pierde el Abierto de EEUU en un choque marcado por la polémica

EFE

nueva york. La exnúmero uno del mundo Serena Williams acaparó de nuevo toda la atención en Flushing Meadows a pesar de haber perdido el Abierto de Estados Unidos frente a la joven japonesa Naomi Osaka (6-2, 6-4), en un partido marcado por controversias y penalizaciones.

Wiliams, que se quedó a las puertas del séptimo título del Abierto de Estados Unidos, y del vigésimo cuarto de Grand Slam, acusó directamente al juez de silla, el portugués Carlos Ramos, de «sexismo». Ramos le dio a Williams tres violaciones en el segundo set: la primera una advertencia sobre el entrenamiento; el segundo es un punto de penalización por romper su raqueta; y la tercera una pena de juego por abuso verbal luego de que ella lo llamara «ladrón».

«Me quitó un punto después de que alegaba que estaba haciendo trampa, y yo no estaba haciendo trampa. Tuve una buena conversación con él y en la misma le expliqué que me conoce y no hago trampa porque antes prefiero perder», explicó Williams.

Serena recordó que los tenistas se pasan todo el tiempo protestando y diciendo malas palabras sin que al final reciban castigo. «He visto a otros hombres llamar a otros árbitros varias cosas. Estoy aquí luchando por los derechos de las mujeres y por la igualdad de las mujeres», defendió Williams. «Creo que el quitarme un juego por ser mujer cuando le dije 'ladrón' es algo sexista. Nunca le quitó un juego a un hombre». La polémica impidió a la joven Osaka disfrutar del triunfo, ya que recibió pitos y hasta pidió perdón por ganar. Y a Serena Williams la bronca le ha costado una multa de 17.000 dólares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos