TENIS

Carla Suárez, derrotada entre el ruido neoyorquino

Protesta de Suárez. :: reuters/
Protesta de Suárez. :: reuters

COLPISA

nueva york. «Es una falta de respeto que nosotras estemos jugando y que la gente esté todavía paseándose por ahí», reconoció muy enfadada Carla Suárez tras ser derrotada por la local Madison Keys en el Abierto de Estados Unidos. Al contrario de lo que sucede en Roland Garros, Wimbledon o el Open de Australia, en la pista central de Nueva York, la más grande del mundo, se permite a los espectadores hablar y entrar y salir mientras se disputan los puntos, lo que convierte la Arthur Ashe en un escenario propicio para el jolgorio, con comida, copas y conversaciones a alto volumen, lo que provocó la indignación de la española, derrotada entre el ensordecedor ruido.

Ni siquiera Carla Suárez podía escuchar el golpeo de la bola. El juez de silla debió llamar la atención del público en varias ocasiones, pero durante la sesión nocturna del US Open la afición siempre hizo caso omiso. «Jugué aquí hace dos días (ante Maria Sharapova) y esto no era así», recordó la tenista española. «No disfruté mucho de la noche. Estos cosas las deben tener en cuenta», añadió.

En el trajín de gente, la estadounidense quebró el servicio de la española en el sexto juego del segundo set y se llevó el encuentro por 6-4 y 6-3.

Además, en el cuadro masculino, lograron el triunfo el serbio Novak Djokovic, sexto cabeza de serie, y el japonés Kei Nishikori (21) para completar las semifinales. Al cierre de esta edición no había concluido el partido entre Rafa Nadal y Juan Martín del Potro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos