Bautista conquista Doha

Bautista posa con el trofeo. :: efe
/
Bautista posa con el trofeo. :: efe

ENRIC GARDINER

madrid. El gran regusto que Roberto Bautista dejó al sorprender en semifinales al número uno del mundo, Novak Djokovic, no fue casualidad ni flor de un día. El castellonense está de dulce y lo demostró cerrando la semana abrochando el título de Doha, de categoría ATP 250, venciendo en la final al checo Thomas Berdych por 6-4, 3-6 y 6-3.

Era una final especial para Bautista, que no alcanzaba el último obstáculo de un torneo desde el torneo de Dubái el año pasado. 2018 fue para el tenista un año marcado por las lesiones y los problemas personales -su madre falleció el pasado mes de mayo-, que privaron al tenis de ver al mejor Bautista. Alejado en el número 24 del mundo y como tercera raqueta española en el ranking, el de Castellón ha emergido por encima de los mejores del mundo y ha pedido paso.

La exigencia física y mental de la semifinal ante Djokovic no hicieron mella en el de Castellón. Con su derecha y su saque siempre a punto, Berdych, empezó forzando a Bautista. Pero perdonó y el español recuperó lo que le hizo fuerte ante Djokovic, la derecha, la fiabilidad en los intercambios y el saque contundente. Por ese camino llegó al triunfo final.