PELOTA

Zabala inaugura Manjarrés

Zabala ejecuta un zurdazo ante la mirada de su compañero, Tolosa, y sus rivales, Mendizabal y Pedro Ruiz. :: miguel herreros/
Zabala ejecuta un zurdazo ante la mirada de su compañero, Tolosa, y sus rivales, Mendizabal y Pedro Ruiz. :: miguel herreros

El delantero logroñes fue el mejor y se llevó el triunfo en el primer día del nuevo recinto riojalteño, que se llenó

LA RIOJALOGROÑO.

Manjarrés inauguró ayer su nuevo frontón y lo hizo por todo lo alto, con un partido profesional. Y un pelotari, el delantero logroñés Javier Zabala, quedará como el protagonista de esta primera cita en la que la localidad riojalteña vivió un día festivo, con más espectadores en el recinto que habitantes en el municipio. Una muestra del tirón que sigue teniendo la pelota en La Rioja.

Fue una jornada especial que comenzó con la presencia de las autoridades. El presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, dio el primer pelotazo en un frontón que destaca por su bonito color vino. Pero lo importante era el ambiente (más de 300 espectadores) y el partido.

Y en la cancha el dominador fue Javier Zabala. El delantero, que jugaba con Tolosa, se enfrentaba al siempre peligroso Mendizabal y al perolero Pedro Ruiz.

Las primeras ventajas fueron para azules (3-6, 7-10) aunque sin lograr romper el partido. Es más, en el cartón 12 se produjo una igualada. Pero en ese punto el partido se rompió. Zabala dio un paso atrás para comenzar a mandar y marcar el ritmo con su potente derecha y sus zurdazos. Poco a poco, los azules se fueron despegando en el marcador. Una volea, un par de carambolas, dos pelotas largas... La tacada podía haber llegado a ser plena si no hubiese mediado una apertura del delantero logroñés, que se fue a la raya de la contracancha. Fue la última vez que sumaron los colorados.

Al final, un 13-22 que muestra la superioridad de Zabala ante un Pedro Ruiz dominado y un Mendizabal que apenas tuvo oportunidades de entrar en juego. Tolosa jugó un partido serio, sin romper, pero sin fallar, lo que permitió a los azules llevarse una cómoda victoria, al público disfrutar y a Zabala seguir contando por triunfos todos sus partidos de parejas como profesional.