Víctor pide paso para las semifinales

Víctor pide paso para las semifinales

Baiko confirmó ayer que el ezcarayense jugará el sábado en Ataun y se perfila como titular para la lucha por la chapela

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

Dos exhibiciones, en Tafalla y Soria, han vuelto a aupar a Víctor Esteban a la élite de la pelota profesional. Necesitaba el ezcarayense ese punto de confianza y lo ha conseguido. A pesar de su gran juego, el riojano, tras el triunfo del pasado sábado en la capital soriana, prefería ser cauto y aseguraba desconocer qué destino le iba a ofrecer su empresa, Baiko, de cara a la recta final del Campeonato de Parejas.

Unos interrogantes en las carteleras junto al nombre de Albisu dejaban abierta la puerta a posibles variaciones. Parecía absurdo cambiar algo que ha funcionado, como se vio en Soria, pero en el campo profesional Víctor Esteban ha aprendido a caminar con pies de plomo.

Por eso, su futuro se va a ir escribiendo con pequeños detalles, apenas pinceladas. Ayer por la mañana, la página web de Baiko confirmaba que el pelaire jugará el sábado en el frontón de Ataun junto al local Albisu frente a Irribarria y Zabaleta. Queda por saber cuál será la decisión de la promotora vizcaína de cara a la ronda de semifinales aunque salvo sorpresa mayúscula e injustificable, el ezcarayense peleará por el título.

El delantero riojano no se moja, aunque está claro que desea convertirse en el titular de la combinación, una vez que Olaizola quedó descartado por una lesión que, en el mejor de los casos, le podría permitir reaparecer en la feria de San Fermín. «No sé seguro si estaré en semifinales, pero afronto el partido del sábado con mucha ilusión», explicaba ayer el riojalteño con cautela. El jueves, tras la eleción de material, se entrenará en Ataun con Albisu de cara a un partido que él toma como una prueba. «Medirse a Irribarria y Zabaleta, una de las parejas de semifinales, será importante», sentenciaba.

Víctor, en Soria, hizo gala de frialdad, cargando el juego atrás y entrando con pelota franca. «Es cierto que sabíamos que el juego debía ser ése porque se trata de un frontón con suelo muy lento. Pero el objetivo será jugar así», añadía. Para él, lo vivido en las últimas semanas ha resultado «todo positivo»: «Estoy muy contento, no tengo presión y todo lo que ha venido es un regalo que espero aprovechar». Lo vivido el pasado año, cuando fue apartado del torneo «está más que olvidado». «Soy realista y a veces lo he hecho bien y otras, no tanto. Me ha faltado algo de fortuna y quizás continuidad, pero sé que ahora lo puedo hacer bien», concluía.