Pelota

El verano en el punto de mira

El pelotari fuenmayorense Rubén Salaverri Mora, durante un partido de esta temporada./Justo Rodriguez
El pelotari fuenmayorense Rubén Salaverri Mora, durante un partido de esta temporada. / Justo Rodriguez

El pelotari Rubén Salaverri prepara la campaña veraniega con Asegarce

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Rubén Salaverri Mora es uno de los referentes del deporte en Fuenmayor. Con 18 años, en el 2016 fichó con la empresa Asegarce para convertirse en pelotari profesional. Como aficionado, el zaguero riojano fue campeón de España juvenil por parejas en el 2015 y campeón senior de La Rioja en el 2016, también por parejas, mientras que en sus dos años y medio como profesional ha logrado dos veces llegar a la final del campeonato de Promoción por parejas, en el 2017 y en el presente 2019.

Este primer semestre del año Salaverri ha regresado con fuerza a los frontones después de que en marzo del 2018 sufriera una lesión en el nervio musculocutáneo del brazo derecho que le mantuvo de baja todo el resto del año. Pelotari de raza, puesto que es hijo del exjugador Javier Salaverri, presidente de la Federación Riojana de Pelota y uno de los fundadores de la empresa Aspe, buscará redimirse este año, y sobre todo en los próximos partidos de verano, de esos meses en los que estuvo parado.

«Ya estoy muy bien, de forma que la lesión ya es algo que tengo olvidado porque creo que ha pasado mucho tiempo y en el campeonato de promoción tuve una buena actuación», valora Rubén Salaverri. Por una parte, la sensación es buena por haber alcanzado la final, aunque la derrota siempre es amarga. «Llegar a una final y no ganarla siempre hace que se te quede la sensación de la miel en los labios, pero viendo de dónde venía me lo tomo bien», confiesa el pelotari fuenmayorense.

«Ya estoy bien; la lesión es algo que tengo olvidado porque creo que ha pasado mucho tiempo y en el Promoción lo hice bien»

«Entrar en torneos como el de San Mateo lo veo muy difícil, hay mejores pelotaris. Estoy centrado en hacer buenos partidos»

Su primera final, en el 2017, la perdió junto a Peña II ante Arteaga II y Erasun por 22-12, resultado abultado que contrasta con el marcador de la final de este año que disputó junto a Asier Agirre contra Elordi y Etxebarria: 20-22. Después, Salaverri jugó un partido de pelota a mano individual en Fuenmayor pero admite que «nunca ha sido mi especialidad, ese partido lo perdí contra Iturriaga, otro zaguero». Y es que, confiesa Salaverri, «es más fácil para los delanteros jugar en individual por el saque y entrar de aire, ellos están más acostumbrados, y es más difícil para los zagueros, sólo si eres muy completo se te puede dar bien».

Por delante tiene todo el verano y los torneos de San Fermín, La Blanca, Zarautz, San Sebastián, San Mateo... en los que jugará los partidos de complemento. «Entrar en torneos como el de San Mateo lo veo muy difícil, hay mejores pelotaris por encima, yo estoy centrado en hacer buenos partidos», asegura.