Ritmo y arte con la final de fondo

Bengoetxea y Altuna, ayer en el Labrit. :: a. calleja/d.n.
/
Bengoetxea y Altuna, ayer en el Labrit. :: a. calleja/d.n.

Altuna y Bengoetxea esconden sus cartas antes de la semifinal del Cuatro y Medio el sábado en Pamplona

V. S. LOGROÑO.

La final del Campeonato del Cuatro y Medio ya ronda en la cabeza de Ezkurdia, Urrutikoetxea, Altuna y Bengoetxea. Todos saben que les falta superar el último escollo. El triunfo les meterá en la final; el tropiezo, les llevará al olvido.

Ayer, en el Labrit, el actual campeón de la 'jaula' y el ganador del 2016 se vieron las caras. Ambos escondieron sus cartas, prodigando piropos al rival y rechazando el pasado. Porque en las dos ocasiones en que Altuna y Bengoetxea se han medido, el triunfo ha caído para el navarro (en la final del 2016, con un ajustado 22-21; y en las semifinales del 2015, cuando ganó por 22-7). «No he podido ganarle en el cuatro y medio, pero no me quita el sueño. Sé que es un grandísimo pelotari pero llegará el momento en el que gane y espero que sea esta vez y, si no, a luchar otra vez», explicaba Altuna.

Mientras, el de Leiza alababa al guipuzcoano: « Jokin es un pelotari de calibre, terrible, que ha hecho historia con 22 años. Es el mayor figura de hoy en día. Ha venido dubitativo al campeonato y aún y todo está en semifinales. Así que espero al mejor Jokin». En ese sentido, Bengoetxea alabó el juego de su adversario recordando al genio de Tricio. «Tiene el arte que tenía Titín. Decíamos que había que evitarle, pero te mete en ese juego, aunque tampoco me va mal. Vengo con toda la ilusión. Con 34 años, jugar una semifinal en el Labrit contra Jokin es precioso y voy a venir a disfrutar, a sufrir, a darlo todo en la cancha», explicaba ayer en Pamplona.

Si a Altuna le presentaron como escudero del arte, el de Amézqueta alabó la velocidad de Bengoetxea. «Es el pelotari que más ritmo imprime al juego, no te deja respirar ni un segundo. Te vuelve un poco loco y será importante que yo imponga mi juego porque si no voy a sufrir», replicaba.

La veteranía, entre 22 y 34 años, es también un argumento a tener en cuenta que puso sobre la mesa el vigente campeón. «A lo largo de su carrera y en los últimos años ha demostrado que en los partidos grandes da todo. Es un pelotari con mucha casta, mucho oficio, y eso se nota en estos partidos», indicó.

Pero el sábado, todo está abierto. «El favoritismo hay que demostrarlo en la cancha. Si no hago un gran partido, no le podré ganar», sentenció Bengoetxea.

Sobre el material, el navarro fue el que se mostró más descontento de cara al choque de semifinales. «Esperaba pelotas más rápidas, pero ya están servidas desde antes. Tendré ese hándicap pero hay que jugar», decía el navarro. «Con pelota rápida haces más daño y le puedes incomodar. Si le dejas jugar, con ese arte que tiene, Altuna es muy ganador y se lleva el gato al agua», añadía. Mientras, el de Amézqueta aseguraba haber elegido «una más rápida y otra más tranquila para, según cómo va el partido, poder variar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos