La risa en julio va por barrios

Víctor y Untoria, en el partido que disputaron el pasado sábado en Huércanos. :: miguel herreros/
Víctor y Untoria, en el partido que disputaron el pasado sábado en Huércanos. :: miguel herreros

Los riojanos oscilan entre los tres partidos en el mes de cada uno de los Merino y los cinco de los hermanos Esteban

ELOY MADORRÁN LOGROÑO.

Acaba julio y con él un mes desigual para los pelotaris riojanos. No es que sea un periodo propicio para jugar partidos. El tirón de San Fermín sustenta un mes tranquilo en cuanto a programación de pelota se refiere.

Donde peor han ido las cosas ha sido en la casa de los Merino. Los hermano de Villar de Torre no han tenido muchas oportunidades de jugar. Miguel, el mayor, ha disputado dos encuentros. Uno en San Fermín, con derrota (junto a Elordi ante Gorka-Urretabizkaia 18-12) y otro en Anzuola, también con derrota (con Mendizabal contra P. Etxeberria y Erostarbe, 19-22). «Agosto suele ser un mes con más partidos, espero tener más oportunidades», afirma el pelotari que acaba contrato y que reconoce «no tener noticias» al respecto.

Para su hermano David, tampoco han ido bien las cosas. Tres partidos aparecen en la hoja de servicios del de Villar de Torre. «Si atendemos a los resultados -dos victorias y una derrota- no está mal. Pero de juego, poco, la verdad. A ver si en agosto conseguimos darle la vuelta a la tortilla», expresa el riojano.

Salvo la feria de San Fermín, julio no se trata de un mes en el que se programe mucho

Con cuatro partidos en el mes se encuentran Darío Gómez y Pedro Ruiz. El delantero ha aprovechado la oportunidad del torneo Bizkaia para sumar dos triunfos, ante P. Etxeberria (18-11) y Ugalde (18-1). Además ganó en San Fermín, junto a Jaunarena, contra Peña II y Galarza (18-16) y cayó en el mano a mano del Desafío del Vino, ante Laso, en el Labrit (13-22). «Jugar el torneo Bizkaia me ha dado la opción de sumar dos partidos más, estoy contento», asegura el de Ezcaray.

Pedro Ruiz ha jugado cuatro partidos, buenos números para un recién estrenado en el profesionalismo. A pesar de que han sido dos derrotas y un triunfo (el cuarto partido lo juega hoy), el de San Asensio está feliz: «Estoy contento porque las manos responden. Y jugar en San Fermín, con el ambiente que hay, fue muy bonito».

Mientras, en la rama de Asegarce, Salaverri continúa con su recuperación. Y el que ya está jugando es el recuperado Untoria, que suma cuatro encuentros, incluido el que juega esta tarde en Zarauz. «Estoy contento porque las manos están respondiendo muy bien. No esperaba estar tan cómodo en la cancha», afirma.

Los dos pelotaris riojanos que más partidos han disputado en julio son los hermanos Esteban. Gorka concentró su actividad en ocho días (del 6 al 14), además del partido que juega hoy. «Cuanto más juegas, mejor te encuentras. Yo jugaré donde me diga la empresa e intentaré hacerlo lo mejor posible», reflexiona el mayor de los hermanos de Ezcaray.

Por su parte, Víctor Esteban también ha llegado a los cinco partidos en el mes. Tres victorias y dos derrotas, Víctor también ha aprovechado San Fermín y el torneo Bizkaia para aumentar sus dígitos. «Estoy contento con cinco partidos, a expensas de agosto que siempre se juega más. El objetivo es llegar a septiembre con la mejor forma posible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos