«Nadie nos podrá echar en cara falta de trabajo y compromiso»

Miguel y David Merino han entrado en muchos hogares a través de la televisión o se han dado a conocer en directo en los frontones. Sin embargo, su trabajo como pelotaris se ha forjado en interminables horas de entrenamiento en gimnasios, Adarraga, centros de fisioterapia... «Nadie nos podrá echar en cara la falta de trabajo y compromiso. Hemos trabajado todos los días de la semana», indicaba ayer David Merino. «Hemos currado mucho y hemos cumplido en todos los partido. Yo he jugado siempre donde me han dicho. A veces he tenido oportunidades, otras veces me han faltado, pero nunca me he quejado», añadía Miguel.

Ahora, a los 31 y 28 años, ambos ponen un punto y aparte en sus carreras y sus vidas. Demasiado viejos para las empresas. Demasiado jóvenes para ser viejos. La contradicción de la pelota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos