UN PALO INMERECIDO

A Miguel y a David Merino los conozco desde que eran unos críos. Se unieron al grupo de entrenamiento cuando ya llevábamos unos siete años y se acoplaron muy bien. Empezaron a crecer y a a mejorar y he aprendido mucho de ellos porque, además de grandes pelotaris, son dos grandes chavales. A pesar de la diferencia de edad, hemos compartido muchas horas de coche, vestuario, entrenamientos...

Me he enterado de la noticia de su baja en Aspe y, como riojano, compañero, amigo y, sobre todo, aficionado a la pelota, me da mucha pena. Creo que la empresa se equivoca porque son pelotaris que podían haber seguido dando mucho a la empresa y que, además, no merecían esta despedida. Aunque las empresas eligen cómo se van sus jugadores, creo que se podía hacer mejor.

Para mí ha supuesto una pena muy grande que no se puedan despedir de la afición riojana, esa afición que siempre ha estado en los buenos y en los malos momentos, que es cuando más los necesitábamos. En la nota de la empresa, además, ni han tenido un agradecimiento con ellos. Eso me duele. Además, para la pelota riojana y para la afición riojana es un día muy triste.

Ha sido un palo grande, un palo inmerecido, especialmente en el caso de David. Creo que la decisión no es la correcta. Pero a día de hoy, con 28 años y 8 como profesional, o a los 31, en la edad ideal para jugar y para seguir aprendiendo y progresando poco a poco, ya parece que eres viejo. Lo de bajo rendimiento me parece una excusa, además de no ser justo.

Porque ambos han sido pelotaris cumplidores. David, desde el primer año, desde su debut, ha respondido. No darle más confianza me parece una equivocación. Y Miguel ha sido todo pundonor, un pelotari de empresa. Siempre ha estado ahí, dispuesto a jugar cualquier partido, supliendo a su hermano, jugando estelares y siempre dando la talla. Un zaguero que llegaba a 22 y con dos manos muy buenas. Mientras, David era diferente, con un golpe más largo (también es más alto) y que deslumbró con la zurda, aunque tiene buena derecha. Le han lastrado las manos pero es un súper-clase. Pocos han tenido la regularidad de David, que ha estado en ocho campeonatos de Parejas consecutivos y en todos los torneos importantes. Los dos pelotaris siempre han respondido, cada uno con sus características.

Pero ahora es el momento de acordarse de lo bueno. De todos esos entrenamientos, esos lunes, martes, miércoles, jueves y viernes en los que entrenábamos juntos para el fin de semana coincidir en los frontones. Cuando debutaron yo ya era mayor y ellos desbordaban ganas de hacer bien las cosas, ganas de ser profesionales. Formamos un grupo de riojanos muy unido, como una piña. Y en el 2012 en el frontón Bizkaia, con David, conseguimos el título de campeones del Parejas, que fue lo más grande.

Les deseo lo mejor a partir de ahora. Es un palo duro, pero tienen que ser fuertes. El mundo no se acaba. La pelota sigue, si no es en Aspe, seguirán disfrutando en los frontones. Sólo pudo darles ánimos y pedirles una cosa: que no nos dejen a los aficionados y a los amantes de la pelota sin su juego. No queremos una pelota sin 'los merinos'.

 

Fotos

Vídeos