Motivos de celebración para Untoria

Álvaro Untoria, durante su proceso de recuperación. :: sonia tercero
/
Álvaro Untoria, durante su proceso de recuperación. :: sonia tercero

El najerino volverá a los frontones el 7 de julio en Pamplona tras 144 días de baja por una inflamación en su mano derecha

V. S. LOGROÑO.

Álvaro Untoria podrá retomar sus rutinas más queridas. Preparar la bolsa, coger el coche, entrar a un vestuario, bromear con sus compañeros, colocarse cuidadosamente los tacos, calentar y... jugar. Casi cinco meses después de su último partido, disputado el 13 de febrero en Tolosa, el najerino ya puede volver a disfrutar de la pelota.

Ayer, junto a Pablo Berasaluce, realizó una prueba en el frontón de Nájera. No hubo problemas. Su mano derecha, que tantos problemas le había creado, respondió. El 7 de julio, el zaguero estará en el frontón Labrit para disputar un partido especial junto a Unai Laso frente a Víctor Esteban y Aretxabaleta.

Para el riojalteño, la noticia es «volver a ver la luz». «Estoy muy contento con muchas ganas de que llegue el sábado», asegura el campeón del Parejas en el 2015 junto a Oinatz Bengoetxea.

LAS FRASES «Ha sido muy duro. Me he comido mucho la cabeza pensando en si iba a poder volver a jugar» «Quiero estar bien en verano para que la empresa cuente conmigo y volver a demostrar mi nivel»

Todo el proceso ha resultado «muy duro». «Me he comido mucho la cabeza pensando en si iba a poder volver a jugar, con muchas horas pensando en lo que eres, en cómo recuperarte... Todo te merma», indica.

Y es que Untoria volverá a la cancha del Labrit recuperado pero sin saber exactamente qué ha provocado esa inflamación entre los dedos índice y corazón. Lo que sí ha hecho es un máster en medicina, fisioterapia y rehabilitación: «Me han tratado con la máquina Vacumed, me han dado masajes de brazo, punciones secas, masajes con Pedro [García], otras máquinas diferentes, tratamientos con hielo... He probado con muchos tratamientos, algunos han ido mejor y otros, no me han hecho nada, pero seguimos sin saber qué lo produce».

Aunque seguirán intentando buscar la causa de la dolencia, la cabeza de Untoria está ahora en recuperar el ritmo. Y eso se consigue jugando. «Quiero vivir la tensión de la cancha. El día 7 quiero volver a sentirme pelotari. Salgo con ganas e iré, como siempre, a por la victoria. Pero si la mano me responde bien y disfruto en el frontón, me iré contento del Labrit», vaticina.

Porque, además, la experiencia es especialmente difícil para Untoria, ya que es uno de los pelotaris calificados como 'duros', que apenas ha sufrido dolencias o lesiones en su carrera. «Si me hubiesen dicho desde el primer día que voy a estar parado cinco meses, hubiese sido un palo, pero lo habría asimilado y asumido. Pero aún no saber lo que pasa, haber estado un día bien y otro, no poder ni tocar la pelota... Todas esas sensaciones son difíciles de gestionar a nivel mental», insiste.

Ayer, en Nájera, pudo disfrutar junto a Zabala, Pedro Ruiz e Iturriaga en su último entrenamiento. El sábado, la experiencia se repetirá en Pamplona. Y, a partir de ese momento, a soñar con nuevas metas. «Quiero estar bien en el verano para que la empresa cuente conmigo y volver a demostrar mi nivel de juego. He aprendido todo lo que podía aprender de lo malo, y también de lo bueno, de cuando fui campeón del parejas y dos veces semifinalistas», dice. «Toca volver a demostrar que tengo el nivel para estar en los estelares y en los campeonatos», resume.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos