El material genera críticas en Bilbao y Eibar

Begoetxea vio cueros muy vivos en el Astelana, mientras que Altuna encontró un «balón»

L.R.

logroño. La novena jornada del Campeonato de Parejas ha sacado a flote los nervios que puede generar la clasificación en los pelotaris. Hoy se juega en Munguía el primer partido de la ronda, con dos parejas sobre la cancha que están al límite de decir adiós a la siguiente fase. Ayer, en las elecciones de material que se celebraron en Bilbao y Eibar salieron a relucir las críticas al material. Críticas que se agudizan cuando los objetivos fijados están más lejanos que cercanos.

Altuna acudió a Bilbao para separar las esféricas que usará junto a Martija. Se miden a Olaizola y Albisu. Los primeros apostaron por pelotas más vivas que dieron unos pesos de 104.9, 104.5 y 105.2 gramos, respectivamente. Las de la pareja de Baiko tenían menos peso: 104.6, dos, y 104.8. «Una de ellas parece un balón. Blanca y muy grande... No creo que la usemos», decía Jokin Altuna.

Aimar Olaizola no vio problemas en el material. No es conflictivo el navarro al hablar. «Son pelotas bonitas y adecuadas para este frontón», espetó. La diferencia entre ambas parejas es de una victoria, seis a favor de los últimos por cinco del dúo de Aspe.

A no muchos kilómetros del Bizkaia, Oinatz Bengoetxea tampoco estaba contento con la oferta. Al navarro le pareció el material de sus adversarios demasiado «vivo». Su crítica fue más allá e incluso indicó que a una de sus esféricas le faltaba «toque». Bengoetxea e Imaz acumulan tres triunfos, mientras que Irribarria y Zabaleta, que no acudió a la elección, ligan cinco. «Aquí, cada uno busca lo suyo. Las suyas son pelotas que andan por abajo y son ideales para su juego. Nosotros tenemos nuestro material. Es cuestión del punto de vista de cada uno», sentenciaba Iker Irribarria.

Cuando pasen sendos partidos se podrán analizar mejor si había o no un balón en el cestaño de Bilbao o si eran vivos o no los cueros eibarreses.

 

Fotos

Vídeos