Ezkurdia alarga una progresión que no cesa

V. S.

Logroño. Joseba Ezkurdia logró el domingo su segunda clasificación para una final de uno de los tres torneos de la Liga de Empresas de Pelota a mano (Parejas, Manomanista y Cuatro y Medio). Con anterioridad, sólo en el último Torneo de Parejas, donde conquistó la chapela junto a Zabaleta, había llegado a esa lucha por los títulos.

Desde su eclosión en Primera, en el 2013, el de Arbizu ha participado en diecisiete torneos y su sino ha sido caer en cuartos: hasta en nueve ocasiones se ha quedado en ese limbo. Dos pases a semifinales (en el Parejas 2015 junto a Zabaleta y en el último Manomanista) son parte de sus mejores recuerdos.

Así que tras muchos sinsabores, Ezkurdia no sólo ha encadenado un título del Parejas, una semifinal del mano y una final del Cuatro y Medio, sino que ha mejorado sus prestaciones. El progreso ha sido espectacular para el delantero navarro, que se ha afianzado como una estrella al mismo tiempo que ha logrado convertirse en atractivo para el público. Su volea continúa siendo poderosa, pero ahora causa más miedo con las carambolas, las dejadas y los ganchos que con su violencia. De aburrir a divertir y, sobre todo, divertirse. Ahí radica la diferencia.

Altuna medirá el próximo 18 de noviembre sus capacidades. Su segunda chapela, a los 27 años, servirá para refrendar una progresión que no cesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos