El eterno verano de Titín III

Titín III, durante un partido de este verano con Garfe. :: l.r.
/
Titín III, durante un partido de este verano con Garfe. :: l.r.

El caracolero cierra septiembre con la disputa de la final del Torneo Bodegas Tarón tras cerca de cincuenta partidos

V. S. LOGROÑO.

«Si dejo de jugar en verano, igual me entra una 'depre'», bromea Augusto Ibáñez, Titín III. El caracolero apura las últimas jornadas de unos meses estivales en los que no ha dejado de hacer la mochila y consumir kilómetros. Cerca de cincuenta partidos de mano de la promotora Garfe le han vuelto a llevar por La Rioja, Navarra, País Vasco y Castilla y León. No ha fallado a ninguna cita, al igual que el público tampoco ha dejado de ir a verle a ningún festival. «La gente le quiere. En los festivales nos lo piden», explica David Garrido, gerente de Garfe. «Hay aficionados que va a verlo pensando que está viejo y, entonces, alucinan. Aún estoy buscando a la primera persona que, después de un partido, me diga que se tiene que retirar», incide el promotor calagurritano.

Para Titín, jugar es una rutina feliz. «He disfrutado y me lo he pasado bien. Hace dos años pensaba que ya no iba a vestirme más de blanco, pero las circunstancias me han llevado a este punto y no me arrepiento. Me ha dado la vida», explica el caracolero antes de afrontar una de las grandes citas del verano: la final del Torneo Bodegas Tarón. Este domingo, en Cuzcurrita, el delantero de Tricio formará con Azanza para enfrentarse a Xala y Cecilio. Pero es que el sábado jugará en Arnedo. Y el siguiente viernes, en Villava. Y así, semana tras semana hasta casi firmar un partido cada dos días, todo un hito para un hombre de 48 años que parece incombustible. «Ha sido un verano muy bueno para mí, sobre todo porque no he sufrido lesiones y porque la gente ha acudido a los frontones», asegura el caracolero. «La gente es el 90% de la razón por la que sigo jugando. Si no les gusta lo que haces, te puedes ir a casa», añade.

Para él, no hay ningún problema en llegar a un frontón para ponerse los tacos y jugar. Ese tiempo vuela. El cronómetro, sin embargo, se ralentiza al volante. «Las horas con los compañeros se pasan rápidas, pero los viajes cuestan. Siempre ha sido así, pero ahora lo noto más», prosigue.

LAS FRASES Augusto Ibáñez Delantero de Garfe «En enero cumpliré 49 años. Tengo que ver cómo responden el cuerpo, las manos, las ganas...»

La pregunta a la que no encuentran respuesta en Garfe, ni tampoco la mayor parte de los aficionados, es cómo puede aguantar a ese nivel. «Pensaban que iba a estar más bajo, pero yo creo que se encuentra mejor que el año pasado», indica Garrido. «Al paso que lleva, creo que va a seguir un año más», dice con una sonrisa. Titín no quiere planteárselo. «En invierno siempre hay menos partidos y yo tengo contrato hasta diciembre. En enero cumpliré 49 años. Tengo que ver cómo responde el cuerpo, las manos, las ganas, la familia... Lo que está claro es que con Garfe vamos a tener un arreglo fácil. Pero ya se verá», concluye Titín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos