El día esperado por Untoria

Álvaro Untoria prueba una pelota, en la elección de material para un partido del pasado torneo de Parejas. :: l.r./
Álvaro Untoria prueba una pelota, en la elección de material para un partido del pasado torneo de Parejas. :: l.r.

El zaguero riojano, que se lesionó el 13 de febrero en Tolosa, reaparece esta tarde en el Labrit de Pamplona

M. GLERA

Logroño. «Tengo muchas ganas de que llegue el sábado (por hoy)», decía Álvaro Untoria hace unos días. No le faltan argumentos al riojano para expresarse así. Hoy salta a la cancha del Labrit. El día de San Fermín. Su último partido se remonta al 13 de febrero, cuando participó en uno de los partidos del Carnaval de Tolosa. De feria en feria, aunque el calvario del najerino no le ha dejado el cuerpo para festejos. Han pasado 144 días y aún no sabía explicar qué ha ocurrido en su mano derecha.

Una inflamación entre los dedos índice y corazón le ha traído a mal vivir en los último meses. Demasiado tiempo fuera del frontón. «Ha sido muy duro», admite, aunque confía en que esta tarde cambie su suerte. El miércoles hizo la última prueba. Fue en Nájera. Adelante. Tenía previsto jugar hace quince días en Tolosa, donde se lesionó, pero se vio obligado a retrasar su reaparición. Cinco meses, prácticamente, de cuidados médicos y trabajo físico, pero con la mano lejos de la pelota. Un sinsentido para un pelotari que, además, necesita estar en las mejores condiciones para sacar partido a la potencia del cuerpo. «He pensado mucho en si iba a poder jugar a la pelota o no», desvela. Su gran pregunta es qué causa la inflamación de la mano. Una vez recuperado, no tiene respuesta.

Sin embargo, hoy es un día diferente. Abrirá el festival vespertino del Labrit junto a Laso. Enfrente tendrá a Víctor y Aretxabaleta. Todo deportista anhela la victoria, pero hoy estará más pendiente de la respuesta de la mano. No es lo mismo competir que entrenar y él lo sabe. «Voy a salir en busca de la victoria, como siempre, pero me iré contento a vestuarios si la mano me ha respondido y he disfrutado de nuevo de la pelota. Después de tanto tiempo quiero volver a sentir la sensación de ser pelotari y la tensión que transmite la cancha», asume. Es evidente y lógico que después de cinco meses de inactividad acusará la falta de ritmo.

Más allá del marcador, el riojano quiere irse del frontón con buenas sensaciones en su mano

Una vez pase este sábado y si la mano responde, Untoria entrará en la vorágine del verano. Coche, tacos y cancha. Día tras día. En su situación, lo soñado. «Pienso en recuperar mi nivel. Sé lo que significa perder, pero también ganar el título de Parejas. Ahora se avecinan muchos partidos y quiero demostrar que tengo sitio en los estelares de cualquier festival», sentencia.

La tarde pamplonesa tiene más alicientes. El segundo partido significa la apertura del torneo de San Fermín. Urrutikoetxea y Larunbe se miden a Ezkurdia y Zabaleta. Es el primer partido del grupo B (tres parejas). La final, el 14 de julio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos