Emoción hasta el último tanto

Agirre (izq.) e Iturriaga celebran el título. :: eduardo buxens/
Agirre (izq.) e Iturriaga celebran el título. :: eduardo buxens

Agirre e Iturriaga ganan por la mínima la final del Parejas de Promoción

ELOY MADORRÁN LOGROÑO.

El frontón Labrit acogió ayer la final del Parejas de Promoción que terminó con la victoria de Agirre e Iturriaga por la mínima (22-21) ante Peio Etxeberria y Jaunarena. Fue un espectáculo digno de una final con emoción hasta el último tanto, alternativas en el marcador y jugadas vistosas.

22 AGIRRE ITURRIAGA

0 P. ETXEBERRIA JAUNARENA

Duración
75 minutos y 12 segundos.
Pelotazos
522.
Saques
Agirre, 0; P. Etxebarria, 3.
Faltas
Agirre, 0; P. Etxebarria, 0.
Ganados
Agirre, 10, Iturriaga, 0; P. Etxebarria, 8, Jaunarena, 3.
Perdidos
Agirre, 5, Iturriaga, 3; P. Etxebarria, 7, Jaunarena, 5.
Marcador
2-0, 2-1, 3-3, 4-3, 4-7, 5-7, 5-8, 7-8, 7-10, 10-10, 10-14, 12-14, 12-15, 13-15, 13-17, 14-17, 14-18, 19-18, 19-19, 20-19, 20-21 y 22-21.
Botilleros
Rubén Beloki en la silla de Agirre e Iturriaga, y Etxaniz en la de P. Etxeberria y Jaunarena.
Incidencias
Lleno en el frontón Labrit de Pamplona para presenciar la final. Los cuatro protagonistas arrastraron muchos seguidores que se hicieron notar durante todo el partido.

Como suele suceder en este tipo de partidos con tanto en juego, los primeros compases son de toma de contacto, de estudio de ambas parejas antes de lanzarse en tromba hacia el premio de la chapela (ayer, por cierto, con la etiqueta colgando en una imagen poco glamurosa).

Con una fallo de zurda de Juanarena (10-10) el partido entró en la zona caliente. Un error de Agirre al intentar abrir al ancho y un saque de Peio Etxeberria forzaron el primer descanso televisivo (10-12).

Abrieron hueco azules en la reanudación con un nuevo saque y un zurdazo de Etxeberria que obligó a Iturriaga a entrar forzado de aire y fallar (10-14). Agirre cortó la sangría con un pelotazo rápido que atropelló a Jaunarena y un gran gancho al pico del frontón (12-14). Estaba tan animado que su siguiente golpe fue un zurdazo excesivo que murió en contracancha (12-15).

A medida que pasaban los tantos cada golpe era un esfuerzo especial. La tensión era palpable y los protagonistas querían su chapela. Estaba claro que era el momento de que una de las dos parejas encarrilase el choque a su favor, pero nadie podía. Se sobrevivía gracias a los errores ajenos.

Un pelotazo de Iturriaga al colchón superior permitió a azules marcharse al segundo descanso televisivo con cuatro tantos de ventaja (14-18).

Un error de Jaunarena (15-18) abrió la puerta a los colorados, en su última oportunidad de engancharse a la final. Y vaya si lo aprovecharon. El 17-18 fue un tanto digno de una gran final con movimiento de los cuatro adelante y atrás hasta que Agirre definió. El empate a 18 fue también un tanto exigente con Peio Etxeberria llevando la pelota a la chapa.

A continuación, delicatessen de Agirre. Gancho al pico del frontis. Gesto de rabia (19-18). Pero la emoción le pudo en el siguiente golpe, al colchón (19-19). A Jaunarena se le cayó (20-19) una pelota junto a la pared, pero a continuación su escapada murió en la zona buena (20-20).

Peio Etxeberria dio una lección de sangre fría con un dos paredes genial, de zurda, que sorprendió a Agirre y le dejó acariciándola final (20-21).

Épico fue el empate a 21 tantos con Jaunarena llegando al rincón y llevando a buena los dos pelotazos siguientes de Agirre buscándole. Castigó luego atrás el delantero colorado, respondió Etxeberria con una gran defensa y Agirre acabó de gancho.

No merecía el partido un final así, fallo al resto de Jaunarena en un saque que no tenía nada. Colorados al poder. Victoria en una emocionante final para Agirre e Iturriaga.

Más

 

Fotos

Vídeos