Darío inicia la preparación de la final del Manomanista de Promoción

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

Darío Gómez ya sólo tiene en la cabeza el partido que el próximo sábado le enfrentará a Elordi en la final del Manomanista de Promoción. Muchas horas por delante en la que la prioridad del ezcarayense será estar tranquilo y afinar la preparación para rendir aún mejor en una final importante para ambos.

Darío comenzó ayer la semana con una sesión física, hoy visitará la ciudad de Pamplona para entrenarse con Jokin Etxaniz y mañana volverá al Labrit, aunque en esta ocasión para elegir el material para la contienda del sábado. Allí se verá las caras con Elordi, que dejó en la cuneta a Zabala y a la afición riojana sin una final con dos adversarios de la comunidad. Tras la elección, un poco de físico. El jueves, descanso y el viernes, un poco de activación para llegar a la final en el mejor estado posible.

Darío afronta su segunda final (perdió la del Cuatro y Medio del 2016 ante Jaka, aunque en semifinales superó a Elordi por un claro 22-14, un buen recuerdo a tener en cuenta) con muchas ganas. Mientras, el de Mallavia cuenta con el título de Parejas de Promoción bajo el brazo y mucha confianza.

«Llego con muchas ganas, estoy bien físicamente y a ver si puedo disfrutar en la final», explica Darío. Para el pelaire, la clave de la final es una: «Elordi, dentro del 4, es muy peligroso. Tengo que intentar tenerle lejos del frontis».