Darío Gómez afronta su segunda final como profesional

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Darío Gómez tacha los días a la espera de que llegue el ansiado día 25, fecha en la que disputará la final del Manomanista de Promoción. La cita será en Pamplona y el rival Elordi (que apeó del camino a Zabala, el pasado domingo, evitando así la final riojana).

No es la primera final que disputa el delantero riojano desde que dio el salto a la pelota profesional. En el año 2016, Darío peleaba por la chapela del Cuatro y Medio de Promoción contra Erik Jaka. El partido se jugaba en el Adarraga y había mucha expectación entre los aficionados riojanos. Sin embargo, el guipuzcoano fue muy superior al de Ezcaray y se llevó el triunfo por un claro 22-10.

Ahora, tres años después, Darío Gómez es un pelotari más experimentado, más fácil de sorprender. Y, sobre todo, más consciente de la importancia de cada partido y cada título.

De momento, el riojano tiene dos semanas por delante para afinar su puesta a punto y darlo todo por una chapela que, como premio, otorga una plaza en el torneo de Primera del próximo año.

Aficionados en Villamediana

La pelota aficionada tiene esta tarde una cita en Villamediana, con la festividad de San Isidro a la vista. El frontón de la localidad acoge un festival con dos partidos de parejas. A partir de las 17.00 horas, Capellán y Matute IV se verán las caras con Picote III y Nico. A continuación, Rodrigo y Sánchez se enfrentarán a Gorka y Cortabarria.

Por otro lado, el club de pelota Villamediana consiguió el fin de semana la permanencia en Primera tras ganar en Sestao al Lagun Artea 0-2.