«He dado un golpe en la mesa después de todos los palos que me he llevado»

Altuna intenta una picardía ante Ezkurdia. :: afp/
Altuna intenta una picardía ante Ezkurdia. :: afp

Ezkurdia cierra «un año muy bueno» con su primer triunfo individual tras un partido jugado a «una velocidad terrible»

V. S. LOGROÑO.

Joseba Ezkurdia ya tiene dos chapelas y piensa en la tercera. Es parte de su nueva mentalidad, la que le ha dado confianza y ha servido para convertirse en ganador. Conquistó el último Parejas y ahora suma el Cuatro y Medio. El objetivo será el próximo mano a mano, aunque antes llegue otro torneo de duplas en el que también quiere brillar.

De momento, ayer en el Navarra Arena era el momento de disfrutar. Y de recordar. Y Ezkurdia tiene la espina clavada de su pasado. A los 27 años, ya se siente en plenitud: «Debo seguir trabajando. Me gustaría estar el máximo tiempo posible compitiendo por las chapelas. He dado un golpe sobre la mesa después de todos los palos que me he llevado. Es un año increíble para mí».

El título llegó después de un partido que el de Arbizu afrontó «concentrado en todo momento, con mucha confianza en mí mismo. Ya tengo dos títulos y es un premio al trabajo», recalcaba antes de analizar una final «dura física y mentalmente» que cierra «una año muy bueno». «Me he encontrado muy a gusto con el saque y también con el dos paredes. Al tocar la pelota en pared se complicaba», explicó. «He cometido algún fallo pero es normal porque ambos hemos jugado muchos tantos a una velocidad terrible», incidía.

Por su parte, Jokin Altuna mostró una cara muy seria. A pesar de que aseguraba que sólo por llegar a la final era feliz, la derrota le escoció. El guipuzcoano felicitó a su rival: «Ha jugado mucho y sólo puedo darle la enhorabuena». «La clave es que él atacaba y le daba velocidad y yo defendía», dijo antes de recalcar que el navarro había ganado por méritos «no por el frontón».

 

Fotos

Vídeos