El corazón de Darío pide un descanso

Darío Gómez intenta alcanzar una pelotadurante un partido enel frontón Adarraga.:: /Antonio Díaz Uriel
Darío Gómez intenta alcanzar una pelotadurante un partido enel frontón Adarraga.:: / Antonio Díaz Uriel

El pelotari estará tres semanas de baja para recuperarse de una taquicardia supraventricular

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Cuando alguien profano en la materia (la mayoría de los mortales) escucha que el pelotari riojano Darío Gómez (Ezcaray, 1996) estará tres semanas de baja por una taquicardia supraventricular, se pone en lo peor. Muerte súbita, infarto... son fogonazos que acuden a la mente de cualquiera que escuche hablar de este tipo de dolencias.

«Oyes 'problemas de corazón' y te acuerdas de cosas como la muerte súbita, que no tiene nada que ver con lo mío, pero que a la gente que no conoce el asunto le puede asustar», reconoce el delantero de Ezcaray.

Darío tiene 21 años. A pesar de su juventud habla de su problema con tranquilidad, contenido, sin excesos, pero sin quitarle importancia. Desde la época de aficionado, el pelotari sufre episodios aislados de taquicardia. El pasado 27 de febrero volvió a recaer. Con estos antecedentes, el jugador ha decidido parar, pasar el próximo 16 de octubre por la Clínica Universitaria de Pamplona «donde más garantías me daban de que todo se solucionase a la perfección» y recuperarse.

«Oyes 'problemas de corazón' y te acuerdas de la muerte súbita, pero no tiene que ver con lo mío» DARÍO

El mundo de la pelota ya vivió un terremoto cuando el pasado mes de mayo Juan Martínez de Irujo anunció su retirada definitiva debido a una dolencia cardíaca. «No, en ningún momento se me ha pasado por la cabeza el tema de Juan (Martínez de Irujo). Es una pena lo que le pasó. Es injusto que uno de los mejores pelotaris de la historia tenga que dejar la pelota así, pero el caso de mis arritmias no tiene nada que ver», aclara Darío.

El caso del riojano es particular. Todos los cardiólogos que ha consultado le han confirmado que no tiene ningún problema para seguir practicando deporte. De hecho, a pesar de que las próximas tres semanas no va a jugar partidos, Darío sigue entrenándose con normalidad. «Los médicos -prosigue el jugador- me han dicho siempre que no corría ningún peligro. Lo que pasa es que es un tema molesto, así que si puedo quitármela, mejor. La gente y la empresa estaban asustados, porque el corazón siempre asusta, pero todos los cardiólogos me han dicho que es una tontería».

Sin embargo, cuando siente las taquicardias, el cuerpo de Darío Gómez se revoluciona y tiene que parar, entrar a los vestuarios y volver a entrar en ritmo. El interesado lo explica con estas palabras: «Yo me encuentro perfectamente. Igual que cuando me da y termina la taquicardia, me encuentro bien. Igual un poco más cansado de lo normal, pero me encuentro bien. No es algo que me dé problemas para hacer el día a día con normalidad».

Apoyo familiar

La familia de Darío Gómez sigue con atención todo lo que ocurre con el pelotari. Conocen la presencia de las arritmias a la perfección. Es uno de los apoyos más importantes que tiene el jugador. «En casa están tranquilos porque ya saben lo que es, saben que no tiene peligro y están confiados en la labor de los médicos», recuerda el deportista.

Darío Gómez debutó en profesionales el 14 de junio de 2015. Hasta ahora no han salido las cosas como esperaba y este nuevo contratiempo no ayuda: «Al principio lo he tenido bastante crudo por problemas de manos y luego problemas físicos. Y ahora que estaba cogiendo ritmo y carrerilla, llega un pequeño parón. Pero bueno, cuando salga de esto saldré más reforzado, con más ganas si cabe y entrenaré todo lo duro que pueda».

Más