«He aprendido a tomarme las cosas de una manera diferente»

«He aprendido a tomarme las cosas de una manera diferente»
Miguel Herreros

El delantero de Ezcaray ultima su puesta a punto ante el primer partido de las semifinales del Parejas, este sábado, en el Labrit de Pamplona

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

Víctor Esteban (Ezcaray, 16/03/1993) afronta este fin de semana las semifinales del Parejas de Primera con otra mentalidad. Ha cambiado y quiere demostrarlo en el frontón. Más tranquilidad para esperar hasta encontrar la pelota adecuada, y aprovecharla. Muchos aciertos y pocos fallos. Ese es el camino por el que trabaja desde hace meses.

- ¿Cómo se encuentra física y mentalmente?

- Con muchas ganas y encantado de jugar esta liguilla. Anímicamente me encuentro muy bien. Además, como estaba preparando el Manomanista, el trabajo físico lo tenía ya avanzado.

- ¿Qué tal jugando con Albisu?

- Muy bien. El primer día que jugamos juntos hicimos un buen partido. Y en el segundo, hicimos una primera parte buena aunque era un frontón difícil. Pero estoy encantado de volver al campeonato y de hacerlo con él. Tengo un buen zaguero atrás.

- ¿Cuál es la principal virtud de la pareja Víctor-Albisu?

- Nuestro objetivo principal es jugar serios, centrados, trabajando el tanto y sin precipitación. Si entramos en la dinámica de no fallar, les va a costar ganarnos al resto de parejas, aunque sabemos el nivel que hay.

- ¿Cómo ha vivido la trayectoria del parejas, desde que se presenta hasta estas semifinales?

- Cuando se presentó sí tenía alguna esperanza de jugar, pero la empresa vio que el resto de delanteros podía competir mejor que yo. Parece que las dudas estaban entre Artola y yo, y creo que la empresa acertó porque ha hecho un gran campeonato. Me llevé un pequeño chasco pero mi objetivo era seguir y seguir, preparando el Manomanista. En la primera baja se optó por Laso, y me afectó un poco, pero yo estaba centrado en entrenar bien y mejorar día a día. Que me llamaran para sustituir a Urruti me hizo mucha ilusión. El primer día hicimos un inicio bueno, pero no aguantamos. El segundo sí que hicimos un buen partido tanto Andoni (Aretxabaleta) como yo. Luego, cuando me metieron con Albisu, fue una responsabilidad porque era la pareja referente de la empresa y si no hubiéramos entrado, habría sido un chasco.

- Ahora empiezan las semifinales. ¿Parten todos de cero o ve a alguna parejas por encima del resto?

- Cada una tiene lo suyo. Elezkano y Rezusta han demostrado que es la pareja más regular porque entre los dos tienen un vínculo muy bonito, suman mucho. Irribarria y Zabaleta han tenido de todo, pero su gran potencial marca la diferencia. Y luego están Altuna-Martija, un artista adelante y un trabajador atrás. Si tuviera que dar como favorita a una, creo que la más ha demostrado hasta el momento es Elezkano-Rezusta.

- Una persona que le conoce bastante bien me dijo que estas semifinales son la oportunidad que necesitaba para demostrar que es un pelotari nuevo.

- Sí que es cierto que es una bonita oportunidad, pero no me lo tomo así. Tengo la oportunidad de jugar unas semifinales. La pelota tiene momentos buenos y momentos malos. Yo los he vivido. Y ahora me toca uno muy bonito. El principal objetivo es disfrutarlo, llegar bien a los partidos y no presionarme por ganar.

- ¿Qué destacaría de los rivales que va a tener en la delantera?

- Elezkano ha llevado una evolución muy buena y de cara al remate ha mejorado mucho en el último año. Irribarria tiene un potencial inmenso y es capaz de desarbolar a cualquiera. Y de Altuna sólo se puede decir que es un artista. Es un pelotari con facilidad para hacer el tanto y que este año se ha puesto el mono de trabajo en muchos partidos.

- En los últimos encuentros se ha visto a un Víctor más maduro, menos precipitado, esperando su momento. ¿Tiene usted esa percepción?

- Sí. He madurado a la hora de trabajar el partido. Ahora soy más seguro. Además, los técnicos de Baiko han insistido en transmitirme la idea de que sea un pelotari más fiable.

- Lleva años trabajando el aspecto mental para domar los 'fantasmas' que le han apartado de llegar a cotas mayores. ¿Necesita que se refleje en un gran torneo?

- Yo creo que sobre todo he aprendido a tomarme las cosas de una manera diferente. Lo que más me ha enseñado han sido las experiencias vividas. El hecho de haberme llevado chascos, en partidos de otras competiciones que tenía casi ganados y luego he perdido... Trabajar en ese aspecto y haber reflexionado me ha venido muy bien. Lo más importante es que nunca he tirado la toalla, siempre he seguido centrado en trabajar. Y ahora veo las cosas más positivas.

- Aunque ya no esté en el plano profesional, supongo que con su hermano Gorka hablará mucho.

- El otro día entrenamos juntos en Ezcaray. Siempre hablamos aunque de cara a estas semifinales me está dejando tranquilo porque sabe que estoy bien asesorado por la empresa.