PROFESIONALES

El Adarraga revive por unas horas

El público acudió en masa a ver el festival. :: miguel herreros/
El público acudió en masa a ver el festival. :: miguel herreros

La pelota profesional volvió ayer al recinto logroñés y se despidió hasta San Mateo

ELOY MADORRÁN

logroño. El corazón del frontón Adarraga volvió ayer a latir con la pelota profesional. Volvieron las gradas casi llenas, el ambigú a rebosar y las ovaciones de los aficionados en los tantos imposibles. Fue un espejismo patrocinado por la marca de productos fitosanitarios Bayer. No se engañen. El Adarraga cerrará por reformas mediado julio y hasta San Mateo no volverá la pelota profesional.

Había expectación por ver el primer partido, con tres riojanos en liza, entre ellos el recién debutado Pedro Ruiz, aliado con Darío. Enfrente estuvieron P. Exteberria y el mayor de los Merino. Ganaron estos último con claridad (15-22).

Después de las escaramuzas iniciales fue Darío el que comenzó mandando, pero rápidamente el marcador se decantó por la pareja azul. Tras un 6-2 para colorados, el empate a 7 llegó en un tanto muy aplaudido, con tres grandes defensas de Darío y otras 2 de Ruiz, que se decidió por un error del de Ezcaray.

Se adelantaron azules (7-8) con una apertura de zurda de P. Etxeberria con Darío en contracancha. Y Merino puso en pie a la afición con un gancho preciso desde el cuatro y medio (7-9). Mandaban azules que pusieron el electrónico 8-14 y 10-15. Firmaron entonces un parcial de 0-5 que terminó siendo definitivo. El tanto más aplaudido fue el 10-18. Le llegó a Darío una pelota muerta que paró con mimo en el rincón, despacito, casi muerta. Pero P. Exteberria realizó una exhibición de poderío físico y patinó por el suelo hasta alcanzar la pelota y cruzarla al ancho sin apenas altura. Darío se quedó en tierra de nadie y no pudo más que ver cómo la pelota botaba dentro del frontón. Segundo descanso televisivo.

A continuación Darío acabó de gancho una pelota que su rival devolvió bajo pata, obligado (11-18). Comenzó entonces una tímida reacción de los colorados, coincidiendo con el mejor Darío de la tarde. Sumó el de Ezcaray con una volea violenta que P. Etxeberria no alcanzó (13-20) y con un gancho inapelable que el delantero pelaire celebró con gestos de rabia (14-20). Se acabó la tacada con el tanto con más belleza plástica del partido. Darío, enrachado, se montó encima de la pelota en el cuadro tres para acabar de gancho una pelota que llegaba con poca vida por parte de Merino tras un gran pelotazo de Pedro Ruiz (15-20).

Estaba en racha el delantero de Ezcaray y sabía que tenía que arriesgar para intentar el revolcón. Lástima que su intento de gancho botara en la madera de contracancha cuando P. Etxeberria ya estaba superado (15-21). Ahí se acabaron las esperanzas de los colorados. La siguiente acción fue un error del delantero de Ezcaray al intentar cortar de aire el saque. Final 15-22.

A pesar de que lo intentaron, la pareja colorada cometió demasiados errores. Darío fue capaz de sumar 8 tantos, pero falló 7. Su compañero Pedro Ruiz, en su primer partido como profesional en el Adarraga, no hizo ningún tanto y falló en 5 ocasiones. Por su parte, P. Etxeberria sumó 7 tantos y falló 3, mientras que Merino, todo pundonor, ganó 3 y falló 4. Los cuatro protagonistas dieron 414 pelotazos a buena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos