MOTOCICLISMO

Márquez pasa de la alegría al enfado por su sanción en Malasia

Márquez, sobre el calado asfalto de Sepang :: afp/
Márquez, sobre el calado asfalto de Sepang :: afp

EFE

sepang. El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), que fue sancionado con la pérdida de seis posiciones en la formación de salida para el Gran Premio de Malasia de MotoGP, no estaba muy convencido de que le fuese a sancionar y, en caso de hacerlo, como así ha sido, afirmó: «Si me dicen algo tendrán que decirle también algo a los demás».

La sanción impuesta a Marc Márquez lo es por «conducción irresponsable» durante su pilotaje en la curva nueve de la segunda clasificación, en donde molestó al italiano Andrea Iannone (SUzuki GSX RR), además de por el hecho de ser reincidente, lo que le supone tres posiciones más.

«En MotoGP se va muy rápido y no sé si Iannone venía rápido o no, no sé cómo venía, pero sí que es verdad que lo he estorbado un poco en el ángulo; me he intentado apartar porque he pensado que sólo venía Rins, ya que me he girado y he visto sólo una Suzuki», explicó el campeón del mundo.

«En el FP4 ha pasado algo muy similar con Valentino; yo venía rápido, él salía de talleres y no me ha visto y ahí sí que ha sido un punto muy peligroso porque venía muy rápido y he pensado que frenaría; me ha pedido disculpas, yo se las he pedido a Iannone y en MotoGP yo creo que todo el mundo es realista y nadie quiere estorbar a nadie», recalcó Márquez.

«No es como en Moto3 y Moto2, que a veces van buscando moscas por en medio del circuito», señaló Márquez, que sumó en Sepang su octogésima mejor clasificación de entrenamientos, pero lamentó que «ha sido en agua», porque en seco también se veía «con posibilidades de conseguirla».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos