GRAN PREMIO DE HOLANDA

Márquez gana una inolvidable carrera

Marc Márquez celebra con el puño en alto su triunfo en Assen. :: Reuters/
Marc Márquez celebra con el puño en alto su triunfo en Assen. :: Reuters

Rins y Viñales completan un podio español en una prueba muy emocionante con todos los grandes en la pelea

BORJA GONZÁLEZ ASSEN.

MotoGP dejó ayer en Assen un espectáculo monumental, una orgía de motociclismo con igualdad, adelantamientos, cambios de liderato, toques y con los referentes de la categoría -un grupo del que en estos momentos ha salido Dani Pedrosa- poniendo toda la carne en el asador. Igualdad, con los quince primeros cruzando la meta separados por algo más de 16 segundos, la menor diferencia de la historia de la clase reina, destrozando el récord establecido este mismo año en la prueba inaugural de Qatar.

La carrera comenzó con Márquez defendiendo su posición en parrilla, aunque de partida no ante uno de los rivales a los que había apuntado -las Yamaha, Dovizioso o incluso Rins-, sino ante un explosivo Lorenzo, que desde el décimo puesto saltó al segundo y después al liderato. Eso frustró el plan del líder de la general de tratar de escapar y alentó el ánimo en el resto de favoritos.

Todos aparecieron en un momento u otro y trataron de buscar su sitio delante: Dovizioso, Viñales, Rossi, Rins... En lo que derivó en un show de primer nivel poco habitual en el deporte de élite. Toques como el de Rossi con Lorenzo -la Yamaha embistió por detrás a la Ducati tras un fallo del piloto español-, o el de Rins con Márquez, que por poco descabalga a este último de la Honda... «Fue error mío, ya que el que va por dentro es siempre el que tiene las de ganar y el de fuera tiene que ceder», reconoció Márquez todavía con la adrenalina a flor de piel. «Tengo el neumático marcado de no sé quién, pero seguro que alguien también tiene el mío. Son carreras que cuando las ganas la adrenalina es increíble», explicó eufórico Márquez, que al final sí que pudo sacar provecho de la batalla de Assen.

A partir del momento en el que se puso primero y pudo abrir un pequeño hueco apenas superior al segundo, la incertidumbre llegó por detrás. Tras 17 giros liderando o peleando el liderato, Lorenzo empezó a irse para atrás hasta desaparecer de la pelea. «No he sabido interpretar mejor ese sector. Al principio de la carrera no perdía tanto, pero cuando me ha fallado el neumático la moto me hacía mucho 'spinning'. Y además, por intentar ir más rápido de lo que podía, he usado mucha energía y en este circuito no tenías mucho sitio para relajar. Con el viento ya no tenía energía», explicó.

Segundo podio de Rins

Ese molesto viento también jugó una mala pasada a Viñales, que se vio por primera vez en el año al frente de una carrera, aunque de manera efímera. «Iba a tope, y con el aire me he salido fuera», comentó después de bajar del podio y con una mezcla de satisfacción por haber vuelto a pelear delante y de decepción por no haber podido luchar con Márquez y por perder la segunda posición ante Rins, que por segunda vez en el curso subió a un cajón con una actuación de mucho peso y con un gran final con el que se recuperó de un pequeño bache en el que pareció quedarse sin opciones de hacer algo grande en Holanda.

«He tocado la hierba de fuera del piano en una curva rápida, e inmediatamente he pensado: '¡Ostras! Qué lástima.'. Pero luego he pensado: '¿Por qué no vamos a llegar?' El ritmo que tenía no era malo», analizó Rins, que fue el segundo en un podio completamente español y en una carrera que vio tres motos distintas en el cajón, Honda, Suzuki y Yamaha, con una Ducati cuarta, la de Dovizioso. Un espectáculo histórico que, por otra parte, consolida el liderato de Márquez en la general antes de que el Mundial visite uno de sus circuitos predilectos, el de Sachsenring en Alemania. Esa será otra historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos