GRAN PREMIO DE HOLANDA

Márquez firma una 'pole' de infarto

Marc Márquez, ayer, en el circuito de Assen, durante la clasificación del GP de Holanda. :: REUTERS/
Marc Márquez, ayer, en el circuito de Assen, durante la clasificación del GP de Holanda. :: REUTERS

El espectacular entrenamiento oficial deja a los diez primeros, con Lorenzo a la cola del grupo, en menos de medio segundo Tras el líder del Mundial, que nunca había ganado en Assen, saldrán Crutchlow y Rossi

BORJA GONZÁLEZ

ASSEN. El reloj se había puesto a cero, aunque a la mayoría de los pilotos les quedaba aún una última bala para intentar mejorar sus cronos. En ese momento, Andrea Iannone era el que marcaba la pauta, con lo que parecía un buen tiempo. Por detrás en la clasificación, a 47 milésimas, aparecía Jorge Lorenzo, consciente de que una buena posición en parrilla en Assen es un factor fundamental para no quedar atrapado en las primeras vueltas, una vez que el mallorquín busca prolongar su estado de gracia.

Aunque ninguno de los dos pudo mantener su sitio para hoy, arrollados por un pelotón de pilotos que fueron batiendo los registros previamente marcados, y los que ellos mismos iban fijando en el final de la sesión. Y pasado el torbellino quedó una clasificación con Marc Márquez al frente, algo que podría considerarse como esperable, aunque el de Repsol Honda nunca había conseguido una pole en Assen en MotoGP. «No confiaba en que pudiera lograrla, es un circuito que me cuesta a una vuelta, pero sobre todo hoy, y en general en el fin de semana, tengo buen ritmo y en la vuelta se ha visto», explicó ya luego más relajado el líder de la general, tras reconocer la importancia de haber cazado un buen rebufo que le ayudó a sumar su pole número 47 en la clase reina, 75 en el Mundial.

«Tengo un buen ritmo, un pelín por encima de los demás, pero no es suficiente para escaparse ya que es un circuito muy rápido, en donde el rebufo se nota mucho y cuando vas detrás de uno te lleva y eso hace que siempre se vean carreras de final ajustado, de final en grupo, y por eso creo que será una carrera en grupo hasta el final», valoró el catalán. Una previsión en la que coinciden todos los favoritos, un pelotón en el que además del propio Márquez deberían de estar las dos Yamaha -Rossi desde el tercer puesto, Viñales desde el sexto- y la Ducati de Dovizioso, a los que el 'poleman' incluyó a Crutchlow -segundo-, Rins -quinto- y a Lorenzo, que tuvo que conformarse con el décimo puesto.

Lorenzo, extrañado

«No sé si ha sido casualidad o si los demás estaban esperando en el 'pit lane' para coger una buena rueda, pero ha sido algo extraño, o especial y diferente a otros oficiales, porque parecía que todos tenían una rueda en la distancia perfecta, a unos 50 o 70 metros para aprovechar esa referencia que a casi todos les da esas tres o cuatro décimas extra para ir más rápido», explicó el mallorquín, a la vez que aseguró confiar en los imprevistos de la carrera y en la paciencia para aguantar como factores para buscar la remontada. «En cambio Zarco, que iba tirando del grupo solo, y yo también estamos octavo y décimo después de hacer un gran tiempo. Ha sido un oficial especial y donde los que iban solos hemos salido bastante perjudicados», lamentó. Lorenzo apunta también a una carrera igualada, pero con un favorito: «El ritmo que ha hecho Marc en el FP4 es muy fuerte y el último parcial lo hace muy bien».

En cuanto a Yamaha, tanto Rossi como Viñales buscarán cerrar el año en blanco de su marca, en una carrera para la que llegan con un punto más de competitividad que en anteriores premios. «Pensaba que podía haber hecho 32.5 viendo cómo había ido ayer», comentó Viñales con un rictus de poca satisfacción por el resultado en parrilla después de lo logrado el viernes. «He intentado dar lo mejor de mí en la pista y éste ha sido el resultado. Ahora intentaremos ser fuertes en la carrera y parece ser que es el fin de semana en el que estamos más cerca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos