MOTOGP

Márquez disfruta en Malasia con otra victoria

B. GONZÁLEZ SEPANG.

«Había muchas extramotivaciones durante la carrera y por eso he pilotado de corazón. Hoy (por ayer) no he pilotado de cabeza». Marc Márquez logró su novena victoria en 2018 libre de ataduras, o sólo con la mínima presión de cumplir con su equipo y con Honda en su deseo de completar la triple corona: ganar los mundiales de pilotos, escuderías y constructores. Y lo hizo en un fin de semana de duras condiciones climatológicas, con mucho calor y humedad, como suele ser habitual en Sepang, pero en el que se mostró tranquilo y relajado, disfrutando de cada momento de la última etapa de la gira transoceánica que anuncia el cierre del campeonato el fin de semana del 18 de noviembre en Valencia, con la fiesta por el título en su casa, en Cervera, el sábado 10.

La carrera, en la que el piloto ilerdense tuvo que remontar desde el séptimo puesto a que quedó relegado en la parrilla a causa de la sanción sufrida el sábado por estorbar a Andrea Iannone en el entrenamiento oficial y en la que Valentino Rossi acabó por los suelos, sirvió también para que Alex Rins firmase el segundo puesto y su cuarto podio del año.