Lorenzo sigue agrandando su leyenda

El mallorquín bate a Márquez en Austria con un sensacional final de carrera y se encarama al tercer puesto de la general

BORJA GONZÁLEZ SPIELBERG.

Andrea Dovizioso fue un espectador de lujo. «Esperaba algunos movimientos duros, porque en Marc (Márquez) he visto, por su estilo, que quería de verdad ganar esta carrera. Pero Jorge (Lorenzo) era más rápido en algunas partes del circuito, así que esperaba la batalla hasta la última curva», explicó el piloto de Ducati, transformado de forma momentánea en narrador. «Pero en la curva 4 de la última vuelta Marc ha perdido demasiado y Jorge era más rápido a mitad del circuito, sobre todo en la salida de la curva 8. Marc estaba intentando preparar la última curva, pero ha frenado demasiado tarde en la penúltima curva y se ha ido un poco largo y no lo ha podido intentar», concluyó el piloto sobre la apasionante última vuelta del Gran Premio de Austria. El italiano poco pudo hacer y quedó tercero en un duelo entre las dos Ducati oficiales y Marc Márquez.

«Hemos intentado cambiar la estrategia de carrera para llegar al final sólo con una Ducati, pues sabía que sería difícil defenderse. Seguí en los entrenamientos a Dovizioso, seguí a Jorge y vi que sería difícil», explicó el líder de la general, para pasar después a reconocer que era con la Ducati del italiano con la que contaba, no con la del mallorquín. Y es que el motociclismo del nivel de este MotoGP 2018 se decide mucho por los matices.

Para empezar, los tres favoritos se decantaron por estrategias diferentes de neumáticos. Jorge Lorenzo optó por usar compuesto blando tanto detrás como delante; Dovizioso, dos medios; Márquez, uno medio delante y el duro en la parte trasera. Después el italiano padeció por su posición en carrera, sufrió el ataque de Márquez al inicio, perdió varias posiciones y se quedó encallado detrás de su compañero de equipo, enfrentado a un estilo de pilotaje que le cuesta combatir y que no le permitió gestionar sus neumáticos como esperaba.

«Pilota extraño, es muy fuerte y muy rápido, pero pilota de verdad de una manera muy extraña. Frena fortísimo, se cruza un poco, se para en el centro de la curva, usa mucha potencia. No es fácil seguir a Jorge en estos momentos con la Ducati», se lamentó Dovizioso. Y es que el italiano pasa por ser uno de los tipos más analíticos de la parrilla de la clase reina, uno de los que sabe entender cómo se comportan los neumáticos y qué tiene que hacer para sacarles el mejor rendimiento para su moto.

Por su parte, Lorenzo aprovechó la tarde-noche del sábado para empaparse de vídeos con las trazadas en el tercer sector del Red Bull Ring, la zona donde más perdía en entrenamientos, para evitar llegar con desventaja a la carrera. «Ha sido una de las pocas veces donde he podido plasmar en la pista lo que he imaginado previamente. Mirando vídeos imaginé qué haría al subirme a la moto», explicó exultante tras lograr su tercer triunfo de la temporada, un resultado que, además, le permite rebasar por un punto a Dovizioso en la general y ver ya a doce puntos a Valentino Rossi, que se mantiene segundo tras Márquez pese al estado depresivo en el que ha entrado Yamaha. El italiano sacó un sexto que visto lo visto es lo máximo a lo que podía aspirar, mientras que Maverick Viñales terminó duodécimo, a casi 23 segundos del ganador.

«El tema está en que en la curva 8 y en la 9 perdía demasiado y si no me hubiese pasado allí Jorge quizás hubiese llegado más cerca a la última curva y lo hubiese intentado. El año pasado la situación era diferente, ya que este año me puedo permitir el lujo de perder cinco puntos», expuso Márquez, consciente del amplio margen con el que está jugando, una ventaja que no hace más que incrementarse mientras que la referencia del segundo sigue siendo la de Rossi, que pese a no ganar ha sido más regular que las Ducati.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos