Jorge Martín se corona en Sepang

Jorge Martín celebra la consecución del título de Moto3. :: fazry ismail / efe/
Jorge Martín celebra la consecución del título de Moto3. :: fazry ismail / efe

El madrileño consigue una sólida victoria que con el quinto puesto de Bezzecchi le permite proclamarse campeón del mundo de Moto3

BORJA GONZÁLEZ SEPANG.

La carrera no comenzaba con los mejores augurios para Jorge Martín. Sí, partía desde la 'pole', pero en el lado de la pista con más humedades, debido a la sombra de la tribuna de la recta de Sepang. Aun así, superó esa debilidad para controlar el inicio, aunque otra cosa fueron las primeras vueltas. Lentas, en una pista complicada, y con Marco Bezzecchi, su principal rival, intentando sacar provecho de las circunstancias para que el guión previsto por Martín no se cumpliese.

El madrileño aventuraba dos opciones, tirar y romper el grupo y marcharse con el italiano, o que éste buscase tener el máximo número de acompañantes para meter pilotos entre medias y comprimir así la general. Y no fue fácil para el español, que tuvo que fajarse en el típico pelotón de la clase pequeña, con toques, adelantamientos, cambios de líder... Y casi siempre con Bezzecchi delante.

Pero en la decimotercera vuelta la historia empezó a cambiar. «Tendría que aprovechar sobre todo el final cuando se vaya secando la pista, porque ahí soy muy fuerte», había dicho Martín tras lograr la 'pole' el sábado. Justo a cinco para el final desencadenó un ataque que sorprendió al grupo y también a Bezzecchi. En la siguiente vuelta tomó la cabeza y empezó a imponer un ritmo imposible para el resto.

Ahí todo empezó a depender de la posición del italiano, de qué iba a ser capaz de hacer en un grupo muy complicado, con ocho pilotos que no se cortaron en ningún momento. Quizás Dalla Porta, que terminó segundo, y que cuando rodó detrás de los dos favoritos intentó ir con mucho tiento. Con Martín delante, peleó con todo para lograr el mejor resultado, como todos. Y Bezzecchi, incómodo, vio cómo se le escapaba la opción de llevar el Mundial hasta Valencia.

Primer campeón madrileño

Jorge Martín ganó, de manera poderosa; su rival se quedó colgado en el quinto puesto, justo lo que la matemática pedía. El de San Sebastián de los Reyes firmó su séptimo triunfo del año, el 600 para España en el Mundial, en el que es el campeón número 20 del motociclismo español y el título 50.

Martín creció a pocos metros del Circuito del Jarama. Y, pese a esto, no ha tenido un camino fácil hasta convertirse, precisamente, en el primer campeón del mundo madrileño, una vez que Ángel Nieto, vallecano de adopción, había nacido en Zamora (y emigrado en cierta medida a Barcelona para buscar su oportunidad al amparo de las grandes fábricas de aquella época). Un camino de últimas oportunidades, aunque como considera Ángel, su padre, con esa presión es con la que mejor funciona un piloto que se ha mostrado como el más fuerte del presente curso en la clase pequeña, pero que ha vivido una serie de contratiempos que le han complicado lograr su objetivo.

Ha sido sin discusión el más rápido de Moto3. A una vuelta se ha mostrado casi imbatible, con once 'poles' en 17 entrenamientos oficiales. Después ha sumado siete victorias en 16 carreras, una vez que se suspendió la prueba de Silverstone y que no pudo competir en Brno. La lesión de la República Checa le mermó casi hasta Australia, con la heroicidad de Tailandia, donde gracias a la memoria motociclista de su padre usó un guante pergeñado en su box, con unos sistemas de poleas a semejanza del usado en el 95 por el nipón Ueda y que le permitió salvar los muebles en un momento crítico. Antes sufrió las caídas causadas por otros pilotos en Jerez y Le Mans, y un error por exceso de confianza en Montmeló, cuando lideraba con solvencia la carrera. Un total de cinco ceros, una losa que suele ser muy difícil de levantar, pero que Martín ha sabido gestionar para rubricar su dominio con el ansiado título.