MOTO3

Gana Bezzecchi; deslumbra el coraje de Jorge Martín

B. GONZÁLEZ SPIELBERG.

Llorando. Así terminó la carrera Jorge Martín, después de hacer lo que parecía casi imposible, en un tipo de milagro al que el motociclismo se ha acostumbrado. El piloto de San Sebastián de los Reyes se cayó el viernes del Gran Premio de la República Checa; se operó el sábado en Barcelona de una fractura en el radio de su brazo izquierdo, el que maneja el embrague; el martes se quitaba los puntos y comenzaba la rehabilitación; y el jueves decidía bajar a Austria. El viernes completaba diez vueltas por la mañana, cuatro por la tarde antes de que comenzase a llover; el sábado se reservaba en el primer libre, disputado en agua, y daba siete vueltas en el oficial para terminar segundo, lo que ya parecía un disparate.

Ayer, ocho días después de pasar por el quirófano, afrontaba una carrera durísima, en la que la adrenalina actuó de analgésico, y para la que inicialmente se había marcado el objetivo de sumar puntos para que la lesión supusiese la menor escabechina posible. Pero de nuevo se superó. Por detrás de Bezzecchi y Bastianini, tuvo el coraje necesario para levantarle el podio a Jaume Masiá en la última curva, para cerrar así un fin de semana heroico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos