MOTOCICLISMO

La caída de Lorenzo pone en duda su participación en el GP de Tailandia

Jorge Lorenzo, antes de sufrir la caída en Tailanda. :: afp/
Jorge Lorenzo, antes de sufrir la caída en Tailanda. :: afp

BORJA GONZÁLEZ BURIRAM.

El primer día en la historia del GP de Tailandia dejó los mejores tiempos de Jakub Kornfeil en Moto3, Mattia Pasini en Moto2 y Andrea Dovizioso en MotoGP; una igualdad prometedora en la clase reina (los seis primeros clasificados en 166 milésimas, con presencia de dos Ducati, dos Honda, una Yamaha y una Suzuki, y los diez mejores en 308 milésimas); la sorpresa de ver unas Yamaha competitivas, en una cita a la que llegaban en palabras propias «con cero expectativas»; y la escalofriante caída de Jorge Lorenzo en el segundo entrenamiento libre que le hace ser duda para lo que queda de de la cita asiática.

El mallorquín salió disparado de su moto en la curva 3 a unos 150 por hora en un accidente causado por un problema técnico y que le llevó primero a la clínica del circuito y después a un hospital de Buriram. Afortunadamente, el incidente no le provocó ninguna nueva fractura, aunque sí que le hizo terminar la jornada con una fuerte contusión en su mano izquierda que agrava su estado físico, después de que llegase a Tailandia con el pie derecho dañado tras la polémica caída de Aragón. «Primero de todo estoy tranquilo por saber que no ha sido culpa mía», reconoció Lorenzo. «Las posibilidades no son muy altas de que coja la moto, pero hasta que no vea cómo me encuentro no quiero tomar ninguna decisión», añadió tras un accidente que terminó protagonizando una jornada en la que su compañero logró el mejor registro, aunque con muchas dudas.

 

Fotos

Vídeos