Moto2

Álex Márquez: año de cambios, mismos objetivos

Álex Márquez: año de cambios, mismos objetivos
@EG00

El pequeño de los Márquez afronta su quinto año en Moto2 de nuevo con la presión de abanderar a los pilotos españoles, con el doble objetivo del título y del salto a MotoGP

BORJA GONZÁLEZMadrid

Estrella Galicia volvió a escoger Madrid para presentar su apuesta deportiva en el Mundial de Motociclismo, esta vez sin presencia en MotoGP (sí que estará en la nueva competición de eléctricas, MotoE, con el francés Mike Di Meglio), pero de nuevo bajo el amparo en Moto3 de Monlau Competición, la escuela capitaneada por Emilio Alzamora, y en Moto2 de la estructura belga Marc VDS. En el caso de la clase pequeña contará con Alonso López, en su segundo curso mundialista, y con el novato Sergio García Dols, dos pilotos criados desde abajo por Monlau; en Moto2 pondrá en pista una de las duplas más potentes de la cilindrada, con Alex Márquez, en su quinto año en la categoría, y Xavi Vierge. Los dos deberían de ser los abanderados de los españoles en un Moto2 en el que se brilló poco en 2018: ninguna victoria y 'sólo' trece podios, con precisamente Márquez como el mejor en la general final, cuarto, aunque a 133 del campeón Bagnaia.

Con la marcha del italiano a la clase reina, y del subcampeón, Oliveira, el de Cervera afronta el curso como el segundo del escalafón si nos atenemos a lo visto en 2018, sólo con Binder por delante. Vierge, con una carrera deportiva más atípica (no pasó por la clase pequeña, en una trayectoria más sufrida), ocuparía el sexto puesto en ese muy teórico ranking, una vez que Moto2 vive el importante paso del motor Honda al Triumph.

Un cambio que en el caso de Márquez se suma también al de su jefe técnico, ahora David García, que ya ganó dos mundiales (como telemétrico) con Johann Zarco y que el año pasado trabajó en MotoGP con Dani Pedrosa. «Personalmente creo que el cambio de motor me beneficia, te da más agarre y eso a larga distancia se nota», explicaba Alex Márquez en la mañana de este lunes. «En el lado técnico necesitaba aire fresco, quería alguien con el que me pudiera entender un poco más. Con David lo estoy consiguiendo. Hemos cambiado mucho la manera de trabajar en pretemporada, rodando sobre todo con neumáticos usados. Hablando claro, me están puteando, pero es mejor para cuando lleguen las carreras».

Presión: Ahora o nunca

El leridano volverá a cargar en sus hombros la presión de su experiencia en la categoría, de su apellido y de saber que, de nuevo, su salto a MotoGP va a depender mucho de lo que demuestre en pista, después del intento fallido en 2018 (su hermano llegó a confesar que para una de las posibilidades, Yamaha, fue vetado por la casa japonesa, hogar de Rossi). «Asumo la presión, y ya la asumí el año pasado. Es mi quinta temporada y tengo que dar un paso hacia delante y mejorar en los puntos en los que fallo, ser más constante. La velocidad está, que es lo importante, pero hay que pulir detalles, saber en todo momento gestionar la presión y estar más tranquilo».

Presentación del Estrella Galicia Team 0,0
Presentación del Estrella Galicia Team 0,0 / @EG00

Moto2 afrontará este año de cambio con las dudas de ver cómo es la nueva categoría, algo a lo que Márquez deberá de adaptarse sin dejar que su gran objetivo a futuro le nuble el que tiene a corto. «Estoy tranquilo porque lo de MotoGP depende de mí. Si hago la faena, si llegan los resultados y si después de seis o siete carreras, que es cuando se empieza a hablar de futuro, estoy liderando el Mundial o delante ganando carreras, las ofertas llegarán. Tengo los medios para intentar ser campeón».

Esto en un año en el que le tocará pelearse con pilotos como Lowes, Baldassarri, Binder, Marini (el hermanastro de Rossi) y su compañero de equipo, Vierge, que afronta la que tal vez sea su gran oportunidad. «He llegado a un equipo campeón del mundo, cada año se juegan el Mundial con sus pilotos, y esto te genera presión. Mi objetivo está claro, intentar conseguir el título, pero paso a paso. La verdadera presión la tienen que tener otros aunque tengo que intentar luchar desde el principio por las primeras posiciones y, sobre todo, tener constancia, porque en estos años he tenido la velocidad, pero no he sido constante».