Un verano muy caliente en la F1

Fernando Alonso y Carlos Sainz llegando al desfile de pilotos antes del Gran Premio de Hungría de Fórmula Uno. :: efe/
Fernando Alonso y Carlos Sainz llegando al desfile de pilotos antes del Gran Premio de Hungría de Fórmula Uno. :: efe

Las dudas de Alonso y Sainz intensifican el parón veraniego

DAVID SÁNCHEZ

madrid. El verano de 2018 se presenta muy movido en muchos frentes. Desde una vuelta de Fernando Alonso a Ferrari, pasando por un fichaje de Sainz por Mercedes hasta una vuelta de Pastor Maldonado a la Fórmula 1, todo tiene cabida en un momento en el que hay muchos asientos sin confirmar.

Las piezas están colocadas de forma que el dominó caerá en cuanto haya un movimiento, con los pilotos españoles en el centro del huracán. El primero es Carlos Sainz. El madrileño está cuajando una aceptable temporada en Renault. No obstante, lo que hace unas semanas era una cuestión hecha ahora se ha convertido en un mar de dudas: Sainz no tiene asegurado su futuro en la Fórmula 1.

Todo está en manos de Red Bull. Daniel Ricciardo está en plenas negociaciones con el equipo de las bebidas energéticas, pero sin perder de vista otros equipos. Si Ricciardo no sale de Red Bull, a Sainz se le cierra una puerta de golpe. El español era el primer candidato a subirse al coche del sonriente piloto de Perth, pero ahora esa posibilidad se ha complicado. Sainz podría quedarse en Renault. Pero la escudería francesa quiere a un corredor galo en sus filas, que de sacrificar a alguien, será Sainz, que no es piloto suyo.

El parón de agosto pone en duda el futuro de Fernando Alonso y Carlos Sainz en la Fórmula 1

Alonso medita dejarlo

Alonso sigue teniendo la llave de su futuro, y aunque McLaren le quiere mantener en la Fórmula 1, él se siente cada vez más tentado a dejarlo para centrarse en el Mundial de Resistencia o bien irse a la IndyCar, donde McLaren también tiene intereses.

 

Fotos

Vídeos