Ricciardo ficha por Renault y Sainz está pendiente del futuro de Fernando Alonso

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

La bomba llegó a media mañana del primer viernes de descanso de la Fórmula 1 en las próximas semanas: Daniel Ricciardo no renovará con Red Bull en 2019. La ruptura con el equipo ha sido decisión del piloto australiano, que dejará la que ha sido su casa desde pequeño (con el pequeño impás en HRT en 2011) cansado de no tener el estatus que cree merecer frente a la gran promesa de la estructura, un Max Verstappen con quien ya ha tenido algún encontronazo esta temporada.

El destino de Ricciardo es Renault. La escuadra francesa contará con dos de los pilotos más fuertes de la parrilla como compañeros, Nico Hülkenberg y Daniel Ricciardo, con lo que el australiano sustituye en la escuadra gala a Carlos Sainz, que ahora ve cómo su futuro está más en el aire que nunca. Las posibilidades que tiene son múltiples y variadas: desde volver a la 'casa madre' de Red Bull para ser el sustituto de quien a su vez le quita el asiento en Renault, pasando por irse a McLaren para formar equipo con Fernando Alonso o subirse al coche que deje, si finalmente se retira. También está abierta la puerta a la peor noticia posible para él: quedarse fuera de la Fórmula 1. Todas las opciones están abiertas, y se vienen semanas de muchas negociaciones y rumores.

«Ha sido una de las decisiones más difíciles de tomar en toda mi carrera», afirmó Ricciardo. «Pero creo que es el momento de tomar un nuevo y emocionante reto. Me he dado cuenta de que hay mucho adelante para permitir conseguir sus objetivos al máximo nivel, pero me ha impresionado mucho su progresión en sólo dos años, y sé que cada vez que Renault ha estado en el deporte, han ganado. Espero ser capaz de ayudarles en este viaje y contribuir dentro y fuera de la pista», señaló el australiano.

 

Fotos

Vídeos