GRAN PREMIO DE ALEMANIA

Los 'gremlins' de Mercedes se asocian con Vettel

Sebastian Vettel, ayer durante la sesión de clasificación del Gran Premio de Alemania en la que la lluvia jugó malas pasadas 		a los pilotos. :: C. S. / AFP/
Sebastian Vettel, ayer durante la sesión de clasificación del Gran Premio de Alemania en la que la lluvia jugó malas pasadas a los pilotos. :: C. S. / AFP

El alemán conquista la 'pole' en Hockenheim, en una sesión marcada la lluvia y por el prematuro abandono de Hamilton

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Cuando Sebastian Vettel apareció en la lluviosa mañana del sábado en Hockenheim, a apenas 40 kilómetros de su Heppenheim natal, sabía que iba a ser un día importante. Lo que no sabía es que, quizá, sea uno de esos grandes premios que deciden una temporada.

La quincuagésimo quinta 'pole' de su carrera deportiva tiene un sabor mucho más dulce del que el guarismo simple apunta. Vettel no sólo logró la 'pole', sino que lo hizo con su rival por el título mucho más atrás. Lewis Hamilton miraba al cielo invocando a las fuerzas ajenas a este mundo para preguntarse por qué le había ocurrido lo que le pasó.

Corrían los últimos estertores de la Q1. Todo había salido más o menos según el guión, con alguna ligera sorpresa: Vandoorne último (achacan a un problema mecánico), Ocon eliminado por primera vez desde Mónaco 2017. 'Pecata minuta' para lo que le sucedió a Hamilton. El recién renovado con Mercedes estaba realizando sus últimos giros de esta primera tanda de la clasificación cuando, al intentar engranar la quinta marcha, se le quedó atascada la caja de cambios. Avisó de inmediato a boxes, que respondieron con un elocuente y urgente «para el coche, para el coche». Hamilton estaba que no se lo creía: salió trepando por el 'halo' para intentar empujar el coche lo más cerca de boxes que pudiera, con la esperanza de poder meterlo. Fue en vano: un comisario le ayudó, con lo que ya quedaba eliminado.

Brazos en jarra, rodilla al suelo, casco contra el morro del coche. Hamilton mostró gestualmente lo que supone para él y para el equipo Mercedes salir desde la decimocuarta posición, más aún cuando es el GP de casa para la escudería. La explicación oficial apunta directamente a un error del coche, no de Hamilton: el problema hidráulico le hizo perder la dirección asistida del W09, lo que provocó una salida de pista que a la postre le dejó fuera de la clasificación.

Así, Vettel se vio ante una oportunidad que no desperdició. Aunque Bottas le puso las cosas difíciles, era el día para el ídolo local, enardecido por ver a sus compatriotas con banderas de su amada Ferrari. La quinta 'pole' de la temporada para el líder del Mundial aún tiene que confirmarse con la victoria del domingo, lo que supondría el estreno de Vettel en Hockenheim.

Para Fernando Alonso volver a Hockenheim es regresar al último circuito donde celebró una 'pole', allá por 2012. Seis años después, ha hecho otra «'pole'», según su visión. El piloto asturiano saldrá undécimo, después de quedarse a sólo 45 milésimas de llegar a la Q3. Sin Ricciardo, que no salió en la Q2 porque ya se sabía penalizado, ni Hamilton, dos posiciones menos las que tuvo que escalar Alonso para lograr un puesto de partida que le permita luchar por puntos este hoy.

La 'pole' particular de Alonso

«La posicion es muy buena, pero lógicamente beneficiados por Hamilton y Ricciardo que no pudieron salir, si no habríamos estado el decimotercero, la posición típica, así que hemos aprovechado la oportunidad. Salimos en nuestra 'pole position' del grupo medio; el undécimo, con los neumáticos que queramos y nuevos», explicó Alonso, satisfecho por el trabajo realizado.

La labor de Alonso dejó buen sabor de boca en McLaren, donde vieron cómo Stoffel Vandoorne no pasaba del último puesto. El belga tiene serios problemas con este MCL33, y son muchas las voces que empiezan a cuestionarle, en plena vorágine de rumores respecto al año que viene. Alonso defendió a su compañero, ya que admitió que su coche tiene menos carga aerodinámica de la que debería y le está haciendo sufrir mucho para conseguir un buen rendimiento. Sea como fuere, otra clasificación más en la que Alonso sale como vencedor de la pugna particular entre los pilotos de McLaren.

Carlos Sainz sufrió algo menos. Partirá octavo, justo detrás de su compañero Nico Hülkenberg, después de colarse en Q3 dejando atrás un par de Grandes Premios en los que este objetivo no se consiguió. La labor del español será, como siempre, puntuar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos