GP de Canadá

Canadá, la próxima frontera para Mercedes

Circuito Gilles Villeneuve, en Montreal (Canadá)./AFP
Circuito Gilles Villeneuve, en Montreal (Canadá). / AFP

El dominio de la escudería alemana se mide en un circuito donde, según ellos mismos dicen, Ferrari tiene ligera ventaja

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

La Fórmula 1 está subyugada a los designios de Mercedes. Ora Hamilton, ora Bottas, lo cierto es que cualquiera que no sea uno de los dos en lo más alto del podio del GP de Canadá sería una sorpresa de las que harían reventar la banca. El dominio de la escudería campeona y referente en esta era híbrida de la Fórmula 1 ha sumido cada carrera en una especie de aletargamiento que sólo se despierta si un Verstappen allí o un Leclerc allá son capaces de mover las tranquilas y estancadas aguas del campeonato.

El Gilles Villeneuve de Montreal es un escenario perfecto para que se viva algo de emoción por la victoria. Estrecho, con zonas rápidas y también lentas, los muros muy cercanos (el de los Campeones medirá la concentración de todos) y la posibilidad de una meteorología adversa abren la puerta a una sorpresa. Desde Mercedes son conscientes de que eso les puede pasar y, como en las seis carreras anteriores, se quitan presión diciendo que este trazado beneficia a Ferrari. Aunque saben que es mentira, les conviene mantener la cara de pasmo mientras siguen acumulando victorias y puntos para dejar más que encarrilado el campeonato.

«En Canadá veremos con claridad los puntos fuertes y débiles de nuestro coche. En las anteriores seis carreras, hemos ido muy bien en las curvas y hemos perdido tiempo en las rectas. Esto hará que Canadá sea un gran desafío para nosotros porque las características del trazado favorecerán a nuestros oponentes y habrá pocas curvas donde vayamos a ir mejor que ellos», asegura un impasible Toto Wolff que, en el fondo, también echa de menos a un rival a la altura para ponerle picante al campeonato. No hay nada más peligroso para cualquier equipo o deportista de cualquier disciplina que saberse superior al resto y perder el punto de concentración que sólo los grandes rivales consiguen. Que se lo cuenten al Barcelona de fútbol.

Sea Ferrari la favorita o lo sea Mercedes, que lo es, este fin de semana Lewis Hamilton tiene una oportunidad de oro para igualar otro récord de Michael Schumacher. El 'kaiser' ganó siete veces en Montreal, uno de sus circuitos predilectos, por seis victorias que lleva el británico. En 2018 se le escapó, merced a un doblete impecable de Sebastian Vettel, por lo que este fin de semana saldrá con una ligera motivación extra en un circuito inolvidable para él. Aquí, en 2007, logró la primera de sus (de momento) 77 victorias en Fórmula 1.

Su primer rival será Valtteri Bottas, que después de un tercer puesto de Mónaco que le sabe a muy poco (los ricos también lloran, dirían por ahí), tratará de demostrar que es capaz de batir a su jefe de filas en un terreno propicio para él.

 Sainz, optimista

Carlos Sainz se encuentra en un momento de claro ascenso en la temporada. Tras un inicio de campaña demasiado dubitativo, ha encadenado tres carreras entre los puntos, con un memorable sexto puesto en Mónaco que le permite situarse séptimo en la clasificación general. Para llevar en sus manos un McLaren que sólo aspira a llegar al 'top 10' y gracias, ha sido capaz de situarse como el mejor de la clase media, sólo superado por los Mercedes, los Ferrari y los Red Bull.

Canadá es un circuito complejo, pero Sainz suele salir bien parado de aquí. Dos de sus cuatro participaciones acabaron con puntos (Noveno en 2016 y octavo en 2018) y su buen estado anímico le beneficia para mantener los buenos resultados obtenidos. Además, contará con una evolución técnica que, en teoría, debería acercarle algo más a los puestos de arriba en términos de prestaciones.

Lo que está claro es que el circuito canadiense le gusta. Para un piloto más cómodo en trazados semiurbanos como este, Canadá puede ser un buen escenario para brillar. si no tiene un despiste. «Confiarse demasiado sería un error enorme ahora mismo. Canadá ha sido sede de grandes carreras todos estos años y la superficie de la pista es interesante. Comparte características con los circuitos urbanos, pero también tiene sectores de alta velocidad que son divertidos para pilotar estos coches», afirmaba el madrileño.