FÓRMULA 1

Amarga despedida de Alonso ante su público japonés

D. SÁNCHEZ DE CASTRO

Madrid. Fernando Alonso es asturiano y español de pura cepa, pero por cómo se le ve cada vez que viaja a Japón, a veces parece que le gustaría tener, al menos, la doble nacionalidad. Pocos países le atraen más, y con pocas culturas se siente más identificado.

Por eso, para Alonso está siendo un fin de semana especial en Suzuka. Aquí ha cuajado algunas de sus actuaciones más memorables, como aquel adelantamiento a Michael Schumacher sobre la curva 13 o su victoria en 2008, tras la polémica de Singapur, cuando se reivindicó. De la de 2006 salió la que fue su segunda corona mundial. A pesar del cariño recibido, no será la despedida que sueña. Alonso no estará luchando por la victoria, ni por el podio. Y si no llueve, ni siquiera por un 'top 5'. La situación de McLaren, que empeora cada carrera, le hará irse por la puerta de atrás de un imperio que él mismo rigió.

 

Fotos

Vídeos