La FIA revisará los protocolos de actuación por el accidente de Bianchi

Los dirigentes de la FIA, durante su rueda de prensa. /
Los dirigentes de la FIA, durante su rueda de prensa.

El máximo organismo anuncia que empezará a tomar medidas este sábado, en el GP de Rusia

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Justo después de la disputa de los entrenamientos libres del Gran Premio de Rusia, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) convocó a los medios a una rueda de prensa en la que explicó todos los detalles acerca del accidente que mantiene en vilo a la Fórmula 1. Jean Todt, presidente de la FIA, encabezaba una mesa en la que le acompañaron Charlie Whiting, director de carrera, Jean-Charles Piette, jefe médico de la FIA, e Ian Roberts, coordinador de las labores de rescate en la Fórmula 1.

Ante una sala de prensa abarrotada, la FIA mostró a los periodistas nuevas imágenes del accidente de Bianchi visto desde las cámaras de CCTV, las del circuito, en las que se aprecia que el piloto francés sufrió aquaplanning en el mismo punto donde unas vueltas antes lo había sufrido Sutil al llevar los neumáticos intermedios desgastados. Bianchi, al intentar corregir la trayectoria del Marussia, se fue directo hacia la escapatoria donde estaba la grúa remolcando el Sauber de Sutil, impactando contra ella.

Aunque se descarta en principio un fallo mecánico, también afirmaron que el impacto dejó inutilizados los sistemas electrónicos de aviso de accidente del Marussia, por lo que desde el muro del equipo se enteraron de lo sucedido por un aviso de dirección de carrera. También quisieron dejar claro que, pese a la violencia del impacto, Bianchi había cumplido con la normativa vigente de las banderas amarillas y había reducido la velocidad, algo que no todos los pilotos hicieron. Este será uno de los puntos que más hincapié harán en la próxima reunión.

Por otro lado, la FIA salió al paso de las dudas acerca de si el safety car debía haber salido antes o no. Según explicó Charlie Whiting, «el coche de seguridad no salió porque el coche de Sutil estaba muy lejos de la pista y no generaba ningún peligro». De hecho, recordó que de no haber estado ahí la grúa, el impacto de Bianchi habría sido muy similar al que sufrió Heikki Kovalainen en el circuito de Montmeló durante el Gran Premio de España de 2008.

El punto más ambiguo de la rueda de prensa lo firmaron el jefe médico de la FIA, Jean-Charles Piette, e Ian Roberts, responsable de las labores de rescate. A diferencia de lo que se había comunicado en el momento del accidente, Bianchi fue trasladado por carretera en ambulancia y no en helicóptero debido a las condiciones climatológicas (estaba lloviendo), y no debido a que el piloto no se encontrara estabilizado. Aunque esta situación provocó que se retrasara su llegada al hospital más de cuarto de hora, Piette afirmó que no habría cambiado nada el estado de Bianchi.

Para este sábado, la FIA ha convocado una reunión con un grupo de trabajo conjunto con los equipos para tomar soluciones. Entre otras cuestiones, se estudiará el uso de cúpulas cerradas en los Fórmula 1, aunque no es la solución preferida, se revisarán los protocolos de actuación en una situación así y se tomarán medidas concretas, como algún tipo de acolchado en la parte baja de las grúas que minimice los daños en caso de impacto. Se establecerá una velocidad mínima en caso de doble bandera amarilla y también tendrán en cuenta la propuesta de limitar electrónicamente dicha velocidad desde dirección de carrera en caso de accidente, como se ha empezado a hacer este año en las 24 horas de Le Mans.