Mercedes se enamora de Rusia

Fernando Alonso, en Sochi. /
Fernando Alonso, en Sochi.

Hamilton y Rosberg se reparten los libres en el circuito de Sochi, con los McLaren como grandes sorpresas y Alonso tercero

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Lewis Hamilton se convirtió este viernes en el primer piloto en dominar una jornada de entrenamientos oficiales de Fórmula 1 en el circuito ruso de Sochi. El británico fue el más rápido en los segundos libres, después de haberse quedado a sólo 65 milésimas de Nico Rosberg en los primeros. Los grandes dominadores del campeonato, que incluso podrían alzarse con el título de constructores este fin de semana, apuntan a lo más alto en el Gran Premio de Rusia. En un circuito con dos buenas rectas, varias curvas de casi 90º y sólo una zona de curvas enlazadas rápidas, la potencia de los motores es fundamental.

Junto a la potencia, habrá que estar muy pendientes de la fiabilidad. El límite de piezas usadas de cada motor está cada vez más cerca, e incluso varios pilotos ya se han visto penalizados por este motivo. Una rotura puede ser nefasta para los intereses de los pilotos, y Daniel Ricciardo lo sabe bien. Su participación en los libres se vio bruscamente cortada cuando el motor de su Red Bull dijo basta. Inmediatamente después de bajarse del monoplaza, una buena humareda empezó a salir por la toma de aire del coche, por lo que los mecánicos de la escuadra austríaca tendrán que dar todo para conseguir recuperar el coche. Este temor provocó que Sebastian Vettel se guardase la mecánica de cara a este sábado, como demuestra que no pudiera pasar del noveno puesto.

Fernando Alonso finalizó el día en una óptima tercera posición, encajado entre las grandes sorpresas del día: los McLaren. El asturiano, que como siempre se muestra bastante más competitivo el viernes que el resto del fin de semana, dejó buenas sensaciones al ser el único motor no Mercedes que se coló entre los siete primeros clasificados de la tabla de tiempos. Kevin Magnussen, segundo, y Jenson Button, cuarto, se presentan como las posibles sorpresas del fin de semana, con un rendimiento muy positivo y fiable tanto en tandas largas como en cortas.

Este viernes también fue la tercera oportunidad de Roberto Merhi de montarse en un Fórmula 1. El castellonense volvió a quedar por delante del otro piloto de Caterham, Marcus Ericsson, después de protagonizar un pequeño susto con un trompo en la curva 15 del trazado de Sochi. Para Merhi, este circuito supone un reto y recuerda en partes al extinto Valencia Street Circuit o a Abu Dabi.

Marussia, sólo con un coche

Obviamente, la ausencia de Jules Bianchi sigue siendo la gran noticia del fin de semana. El piloto francés sigue ingresado en el Hospital Universitario de Mie, pero su espíritu está en Sochi con el resto de sus compañeros. Este es el motivo por el cual en Marussia no han querido sustituirle. Pese a que Alexander Rossi, el probador de la escudería anglorrusa, había sido inscrito en el listado de la FIA, el equipo no está en condiciones de hacer rodar el monoplaza del piloto galo. Por unanimidad, todos los miembros del equipo decidieron montar el coche y dejarlo expuesto en el box, sin salir a pista, durante todo el fin de semana.

«Ha sido una decisión muy difícil», confesaba el director del Marussia, Graeme Lowdon, en la rueda de prensa de la FIA de este viernes junto al resto de jefes de equipo. «Queremos hacer todo lo posible por ayudar a Jules, pero también estamos inmersos en el Campeonato del Mundo y en una posición de privilegio gracias precisamente a Jules. Tomamos esta decisión porque queríamos que todos pudieran mostrar su cariño y apoyo a Jules», explicó, notablemente dolido.

Así, Marussia está en manos de Max Chilton este fin de semana. El piloto británico, lógicamente, se encuentra totalmente destrozado por lo que le ha ocurrido a su compañero. «No tengo palabras para describir lo devastado que me siento por lo que le ha pasado a Jules», afirma Chilton en el comunicado que emitió Marussia a primera hora de este viernes. «El apoyo de la familia de la Fórmula 1 ha sido increíble y todo lo que podemos hacer es trasladar ese apoyo a la familia de Jules. Va a ser un fin de semana muy emotivo para todo el equipo, pero intentaremos superarlo y seguiremos rezando por Jules», afirmó al respecto.