Bianchi continúa en estado crítico

Jules Bianchi, en octubre. /
Jules Bianchi, en octubre.

Los médicos aseguran que se mantiene «estable» mientras la FIA se cuestiona la seguridad en las carreras

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

El estado de salud de Jules Bianchi sigue siendo crítico, pasadas 36 horas desde el grave accidente que tuvo en Suzuka. La información, por expreso deseo de la familia, sigue llegando con cuentagotas y lo único que está confirmado por la FIA es que el piloto galo se encuentra «muy grave, pero estable», lo que al menos es una pequeña buena noticia dentro de la extremadamente difícil situación que atraviesa. Después de ser intervenido el domingo tuvieron que intubarle, por lo que ahora mismo no puede respirar si no es con ayuda externa. Los padres de Jules se trasladaron este mismo lunes a Japón para velar por la salud de su hijo, y ahí se van a quedar junto a miembros de las escuderías Marussia y Ferrari. La preocupación es, evidentemente, muy alta.

El piloto francés se encuentra ingresado en la UCI del Hospital Universitario de Mie. En un vídeo grabado por un espectador desde la grada, el único que se ha podido ver del impacto hasta el momento, se observa cómo Bianchi llega totalmente fuera de control a la zona donde están remolcando el Sauber de Sutil y golpea contra la parte trasera de la grúa. El choque es de tal violencia que llega a levantar la propia grúa y provoca la caída del monoplaza del piloto alemán de la misma. Prácticamente es un milagro que Bianchi siga con vida después de semejante accidente.

Más en frío, toca analizar los motivos y protocolos de actuación en el accidente. La primera gran duda es si los comisarios actuaron bien con las banderas. La presencia de un comisario ondeando la verde en la torre donde comienza el punto de control 12, justo encima del accidente, ha generado bastante controversia. Sin embargo, esa bandera es correcta: la que computa para el accidente de Sutil, primero, y Bianchi, después, es la del punto de control anterior. También está en duda si el coche de seguridad salió cuando debía. Jacques Villeneuve, campeón del mundo de Fórmula 1 en 1997, es tajante: «No debe haber espacio para juzgar si se saca o no. En cuanto se produce el accidente, al instante, coche de seguridad a pista», explica en declaraciones recogidas por Autosport.

Apoyo incondicional

Jules Bianchi está recibiendo el apoyo incondicional de todo el 'paddock', pero especialmente de su buen amigo Fernando Alonso. El piloto asturiano ha mostrado su cariño hacia el francés con mensajes en Twitter como «Vamos amigo» o «24h muy largas, o muy cortas, o no sé! Solo quiero una buena noticia. Vamos amigo por favor. #ForzaJules». Además, ha cambiado su imagen de perfil por un montaje de cuatro fotos en las que aparece con el piloto de Marussia, que también es probador de Ferrari.