Vettel pone rumbo a su sueño: Ferrari

Sebastian Vettel y Fernando Alonso, al fondo, hablan con los medios tras la sesión de calificación del GP de Japón. /
Sebastian Vettel y Fernando Alonso, al fondo, hablan con los medios tras la sesión de calificación del GP de Japón.

«No es una decisión contra el equipo; a veces en la vida necesitas empezar algo nuevo», afirma el germano

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

Corrían las tres de la madrugada del sábado en España cuando saltaba la bomba informativa del fin de semana, por el momento, en Suzuka. Red Bull anunciaba mediante un comunicado que Sebastian Vettel ha decidido dejar la escudería para emprender un nuevo proyecto deportivo. El tetracampeón del mundo, tras su peor temporada en Fórmula 1, ha escuchado la llamada de Ferrari y, salvo sorpresa mayúscula, el 13 de octubre se anunciará su incorporación a la 'Scuderia'.

Las consecuencias han sido inmediatas. Red Bull ha reaccionado tirando de cantera y, en el mismo comunicado, ha anunciado que Daniel Ricciardo estará acompañado por Daniil Kvyat, cuyo ascenso desde Toro Rosso abre de nuevo la puerta de la Fórmula 1 a Carlos Sainz Jr. El madrileño se proclamará campeón de las World Series dentro de dos semanas en Jerez con total probabilidad, ya que le sirve con ser sexto en cualquiera de las dos carreras.

Vettel informó el viernes de su decisión de irse, y este es un detalle fundamental: no le han echado, sino que la decisión ha sido del propio piloto. La escudería incluso tenía previsto que el alemán, que llevaba vinculado a la estructura de Red Bull desde que tenía 12 años, acudiese el martes a grabar un acto publicitario de cara a la próxima temporada. Sin embargo, su ambición por ser el heredero de Michael Schumacher ha podido sobre su fidelidad al que ha sido su hogar desde siempre.

Los pobres resultados de esta temporada, el descontento por verse desplazado del centro de la estrategia de Red Bull y la posibilidad de recalar en Ferrari son algunos de los factores que le han llevado a mantener conversaciones con la escuadra italiana. Ante el poco margen para negociar la incorporación de otro piloto de primer nivel y, manteniendo su filosofía de cantera, sólo les quedaba la opción de ascender a uno de los pilotos de Toro Rosso. El elegido ha sido Daniil Kvyat, el penúltimo gran diamante que ha salido de la estructura dirigida con mano de hierro por Helmut Marko. Las primeras declaraciones de Vettel sobre su salida fueron: «No estoy huyendo y no es una decisión contra Red Bull. A veces en la vida necesitas empezar algo nuevo».