Rosberg nunca juega para empatar

Rosberg celebra la pole. /
Rosberg celebra la pole.

El accidente de Hamilton deja en bandeja una nueva ‘pole’ para el alemán, con Alonso séptimo en la parrilla de Hockenheim

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Sin FRIC, con FRIC, con frío, con calor, con blandos, con superblandos... Sea como sea, un Mercedes siempre es favorito en una sesión de clasificación. ¿Que falta Lewis Hamilton? Es Nico Rosberg quien toma partido. Este sábado, el piloto alemán logró la novena pole de su carrera deportiva, quinta de la temporada, que le supone ganar al piloto británico en el ámbito de primeros puestos en la parrilla, en la particular lucha interna que viven en Mercedes. Esta vez, no obstante, no fue sólo por mérito del líder del Mundial.

Así se las ponían a Nico Rosberg, podríamos decir. Lewis Hamilton se quedó fuera de combate cuando apenas se había disputado media Q1. El disco de frenos delantero derecho del Mercedes del piloto británico reventó, provocando un accidente espectacular y, afortunadamente, sin consecuencias físicas para un Hamilton que pudo salir por su propio pie, aunque dolorido. Más herido en su orgullo que en su cuerpo, pese a que sufrió una deceleración de 30G, a Lewis le toca hacer una remontada épica desde la decimoquinta posición de la parrilla si quiere mantener intactas sus opciones de lucha en el campeonato con Rosberg. Previsiblemente utilizará una estrategia totalmente distinta a la de su compañero, con un único objetivo: que le recorte lo menos posible.

Rosberg, en cambio, parece indestructible. El más rápido en las tres tandas de la clasificación del GP de Alemania, salvo accidente o avería mecánica todo apunta a que logrará una nueva victoria este domingo. Sólo el equipo Williams puso en peligro su primer puesto en la parrilla. Valtteri Bottas, que está cuajando una temporada espectacular dejando en entredicho a Felipe Massa, a punto estuvo de dar la campanada y lograr su primera pole, pero un pequeño error en el último sector del Hockenheim le dejó con una óptima segunda posición.

Las buenas sensaciones que dejó Fernando Alonso en los terceros libres, en los que fue el mejor del resto por detrás sólo de los Mercedes, se esfumaron muy pronto. Pasó con solvencia en la Q1 y la Q2, pero en la Q3 no estuvo a la altura de las expectativas creadas y saldrá séptimo. Según el español de Ferrari, fue una vuelta casi perfecta y se mostró más que satisfecho por el rendimiento mostrado, pero lo cierto es que se quedó más lejos de lo esperado de los puestos de arriba. Alonso cedió más de un segundo con respecto a Rosberg, algo que por otro lado se esperaba, pero lo más preocupante es que no pudo con los Red Bull, a los que parecía haber superado en ritmo a una vuelta. El asturiano saldrá por detrás de Daniel Ricciardo y Sebastian Vettel -de nuevo el australiano supera al alemán-. Vencer otra vez a Kimi Räikkönen dejó de ser un consuelo hace ya varias carreras.

La séptima posición, «buenísima»

El podio, no obstante, es un objetivo factible, y más si aparece la lluvia. Cualquier cambio en el status quo previsto para la carrera puede ser fundamental para un Alonso que sabe que en condiciones normales está muy lejos de lo que desearía. «La séptima posición la damos por buenísima», declaró un satisfecho Alonso, consciente de que aún podría haber sido peor. La eliminación del sistema FRIC no ha supuesto un mayor problema para Ferrari, ya que no era una escudería que utilizase todo el potencial de este sistema, por lo que hay que esperar variables externas para intentar recortar.

«No hay cambios significativos en los reglajes por el FRIC ni cambios importantes entre los primeros», afirmó el asturiano, que daría bueno colocarse «entre los cinco primeros». «Dicen que la lluvia es para después de la carrera, pero con unas gotas que caigan, puede cambiar todo», se conformó el piloto español.

Una de sus principales luchas será con los Red Bull, pero también con uno de los grandes protagonistas del año: Daniil Kvyat. El piloto ruso, acusado en un inicio poco más que de robo del asiento de Carlos Sainz Jr. en Toro Rosso, sumó una nueva clasificación entrando en la Q3, y ya van tres consecutivas. Saldrá octavo, por delante de Nico Hülkenberg y por detrás de Fernando Alonso. El deseo de los tifosi no es ver a Alonso luchar con Toro Rosso y Force India, sino con Red Bull y Mercedes, pero parafraseando al propio Alonso, si no se puede, no se puede.

 

Fotos

Vídeos