Mercedes despeja las dudas

Nico Rosberg, de Mercedes, durante el primer entrenamiento. /
Nico Rosberg, de Mercedes, durante el primer entrenamiento.

Rosberg y Hamilton demuestran en los libres del GP de Alemania su superioridad

D. SÁNCHEZ DE CASTRO

Cuando la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) anunció a última hora del jueves que ninguna de las escuderías iba a montar el polémico sistema de suspensión FRIC, ya los había que se frotaban las manos. Si ese sistema permitía que todos los coches tuvieran una estabilidad sin igual, y el coche más perfecto en este sentido era el Mercedes, se apresuraron a prever una caída de rendimiento de Nico Rosberg y de Lewis Hamilton por encima de los demás. Pájaros de mal agüero, después de lo visto en los libres de ayer, tuvieron que volver rápidamente a sus cuevas.

Rosberg y Hamilton, primero, y Hamilton y Rosberg, después, dominaron sin demasiados problemas las dos sesiones de entrenamientos libres del GP de Alemania y demostraron, para esos incrédulos, que siguen siendo los rivales a batir, y por mucho. No obstante, ya desde los primeros libres se notó que la eliminación del FRIC en todos los coches ha cambiado notablemente la forma de enfrentarse a un circuito. La estabilidad mostrada por los Mercedes en otros circuitos, donde apenas se les veía menearse a la hora de encarar una curva, no fue la misma en Hockenheim, y los monoplazas se vieron mucho más nerviosos.

Con momentos de hasta 49ºC en pista, hacer funcionar los neumáticos a buen rendimiento y no sufrir una avería por sobrecalentamiento de las baterías fueron los retos a batir. Una de las escuderías que más trabajó este aspecto fue Ferrari. Para Fernando Alonso fue una jornada tirando a típica. El asturiano estuvo ensayando a buen ritmo, sobre todo en tandas largas. En los primeros libres logró el tercer mejor crono, pero en los segundos cayó hasta la novena posición de la tabla de tiempos.