AJEDREZ

El noruego Magnus Carlsen obtiene su cuarto mundial

JOSÉ ANTONIO DIEGO

madrid. El noruego Magnus Carlsen retuvo ayer su corona de campeón mundial de ajedrez tras derrotar por la vía rápida (3-0) en el desempate al aspirante, el estadounidense Fabiano Caruana, al que no había logrado vencer una sola vez en las doce partidas del Mundial a ritmo clásico.

Caruana, que soñaba con devolver el título mundial a los Estados Unidos después de 43 años, con el genial Bobby Fischer en el recuerdo, sufrió un completo revolcón en el desempate, que puso de manifiesto de modo contundente la superioridad del noruego que presagiaban las estadísticas en partidas rápidas. Magnus ganó las tres partidas. No fue necesario llegar a la cuarta que contemplaba el reglamento y el marcador final refleja un un engañoso 9-6 para el campeón, que había sido ligeramente inferior al estadounidense en la fase «regular».

Por segunda vez consecutiva, Carlsen retuvo el título gracias a su velocidad de análisis en el desempate. Hace dos años derrotó también por esa vía al ruso Sergey Karjakin. Este era el décimo desempate que jugaba en once años y, como en todos los anteriores, liquidó a su adversario con gran facilidad.

Después de terminar en tablas las doce partidas de ajedrez clásico, un hecho sin precedentes en la historia del Mundial, el título tuvo que dilucidarse a ritmo rápido, con partidas de 25 minutos por jugador y 10 segundos de añadidura por movimiento. La victoria contundente de Carlsen en las rápidas, en comparación con la ligera superioridad de Caruana que habían registrado las partidas clásicas, intensificó la polémica sobre la mejor forma de resolver los empates en un Mundial.

 

Fotos

Vídeos