TRAIL

San Felices aprieta a los corredores

Salida de la Subida a San Felices. :: j.l./
Salida de la Subida a San Felices. :: j.l.

El intenso calor protagoniza una carrera que ha rozado los 300 participantes y que han ganado Gustavo Sánchez y Rebeca Peña

JÖEL LÓPEZ HARO.

A pesar de la prometedora brisa matinal con la que amaneció la jornada de ayer, San Felices tenía preparado un día perfecto para los espectadores pero duro para los 293 participantes en la Subida a San Felices dentro de los actos del primer domingo de septiembre.

La organización, que ha calificado como un «éxito» la prueba de este año tuvo que establecer un punto de avituallamiento de agua en mitad de los 13 kilómetros de recorrido para «evitar sustos» debido al calor que sufrían los corredores.

A pesar del calor y de la dificultad, la prueba transcurrió con muy buen ambiente entre participantes y las cuadrillas que celebran la romería y los tiempos finales tampoco se han visto muy resentidos.

Así, en categoría masculina, el primer clasificado ha sido Gustavo Sánchez con un tiempo de 48 minutos y 14 segundos. Dos minutos más rápido que Javier González, segundo, y 6 menos que el tiempo invertido por el tercero, José Alberto Navas.

En el caso de la categoría femenina, la ganadora ha sido una jovencísima Rebeca Peña con un tiempo de 1 hora y 5 minutos.

Inma Rafael, la segunda clasificada invirtió dos minutos más y Maitane Domínguez quedó tercera al llegar a meta seis minutos más tarde que la ganadora.

Los seis mejores atletas de esta edición se mostraban muy satisfechos tras un prueba muy popular pero exigente.

Esta subida a San Felices contaba, como ya es tradición, con otras dos categorías para participar. Una de las más clásicas y populares es la de la marcha aunque la organización advierte de que «a veces algunos corren en vez de caminar y desvirtúan el sentido de esta categoría».

Así, el ganador de este año ha sido Sergio Castaño y la ganadora Irene Casado. Ambos con un tiempo que rondaba la hora y media.

Y la tercera categoría es la del canicross, la más tempranera de todas y la que ha podido recoger algo de la brisa matinal a lo largo del recorrido de siete kilómetros.

El ganador ha sido Edorta Zubiaurre que junto a su mascota ha invertido 30 minutos y 31 segundos.

Pero de esta categoría, la verdadera estrella ha sido Manchita, un perro que ha recibido una mención especial de la organización ya que ha completado la prueba a pesar de ser ciego. Tiene solo un año pero de cachorro fue abandonado y después de una enfermedad le tuvieron que quitar los dos ojos para sobrevivir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos